Infarto cerebral

Prevenir es una responsabilidad individual, pero que es preciso reforzar a través de una educación permanente a la comunidad para poder incidir en sus cambios de hábitos alimenticios y estilo de vida

19 Octubre 2017   28   Editorial   Gustavo Alvarado

En nuestro país, el ataque cerebrovascular (ACV) es la principal causa de muerte, con 9 mil  fallecidos en el año 2013, lo que corresponde a una persona por hora. Se calcula que anualmente hay 24 mil 964 casos nuevos, por lo que hoy en Chile hay 69 casos cada día.  Además,  es la segunda causa de mortalidad prematura en el país, con 2 mil 310 defunciones el 2013 en personas entre 30 y 69 años (IHME 2013) y la primera causa específica de años de vida saludables perdidos por discapacidad y muerte prematura (AVISA) en mayores de 74 años. Por todo lo anterior, el ACV se constituye como un problema crítico de Salud Pública.

En el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 15 millones de personas sufren ataque cerebral, de las cuales 5 millones fallecen y 5 millones quedan permanentemente discapacitados.

Cifras muy alarmantes, las cuales son necesarias de recordar antes del  29 de octubre, cuando se conmemore el Día Mundial del Infarto Cerebral.

Un ataque cerebral es una emergencia médica, que ocurre cuando se interrumpe el suministro de sangre al cerebro o cuando existe un sangrado en el cerebro. Si bien puede afectar a cualquiera persona y de un momento a otro, independiente de su edad, sexo o raza existen factores de riesgo que hacen aumentar la probabilidad de padecerlo.

La causa de los infartos cerebrales es similar a la que produce la enfermedad coronaria, es decir el depósito de colesterol en la pared de las arterias. Si bien tiene que ver con factores genéticos en un grupo de pacientes, pero en la mayoría de los casos tiene relación con la dieta rica en grasas, el tabaco y la vida sedentaria.

Actualmente existen tratamientos médicos que corrigen los factores de riesgos, pero que se requiere para su efectividad la voluntad de la personas de realizar cambios de hábitos para optar por la vida sana.

Desde el Hospital de Cauquenes, se realizará una campaña de difusión, a través del programa radial y plataformas digitales, que apuntará a entregar información para que la comunidad conozca los métodos preventivos, tales como la recomendación de  consumir menos sal, bajar la presión arterial, tratar y controlar toda enfermedad cardíaca: arritmias, enfermedad de válvulas o de las arterias coronarias, no fumar, moderar el consumo de alcohol, practicar actividad física, bajar la glicemia, bajar el colesterol. Incluso, evitar el exceso de peso, pero no usar drogas estimulantes para bajar el peso.

Prevenir es una responsabilidad individual, pero que es preciso reforzar a través de una educación permanente a la comunidad para poder incidir en sus cambios de hábitos alimenticios y estilo de vida. Por ello, si la intención es que el ataque cerebral no sea la primera causa de muerte en nuestro país, no vale sólo dedicarle un día al año para educar sobre esta enfermedad, sino que debería ser una acción permanente de los establecimientos de salud primaria promocionar los métodos preventivos para lograr disminuir la alarmante cifra.