Innovación social

En una sociedad tecnológica y global, la innovación social tiene un lugar preponderante para encontrar el camino correcto, aquel que nos lleve a un desarrollo integral, armónico y sustentable.

11 Diciembre 2017   17   Editorial   Gustavo Alvarado

Pablo Villoch, especialista en liderazgo estratégico para la sostenibilidad y cofundador de la consultora Glocalminds, y quien encabezará el taller de “Formación de líderes en innovación social”, a realizarse el próximo jueves en Talca, intentó definir de diferentes maneras el concepto de “innovación social” en una entrevista que concedió a Diario El Centro.
Pero tal vez la idea que mejor reflejó el concepto fue aquella que habla de “una tensión que uno siente entre lo que hay y lo que podría haber (…) una brecha entre lo que existe y lo que me gustaría que hubiese”.
Porque, explica Villoch, uno de los principios de la innovación social es que hay que construir desde lo que hay, para reconocer cuáles son las fortalezas del territorio. No se trata de fijarse en lo que falta.
En otras palabras, insiste Pablo Villoch, se busca resolver viejos problemas a través de nuevas formas. “Los desafíos que enfrentamos como sociedad requieren nuevos abordajes”, define.
Y en ese contexto, la Región del Maule posee recursos a destacar ya que, propone, cuenta “con ciudadanos motivados, riqueza territorial en la cordillera, además de comunidades comprometidas con su identidad territorial”. Con esas condiciones es más factible el cambio, porque toda modificación positiva debe partir desde la identidad.
La innovación social es un concepto que si bien se oficializó hace unos diez años, se venía trabajando, bajo otros nombres y protagonistas, desde hace mucho tiempo atrás. Figuras como la Madre Teresa de Calcuta desarrollaron, bajo su mirada y contexto, un trabajo en este sentido.
Villoch ha visitado la región, asistiendo a reuniones con comunidades e instituciones en Hualañé, San Clemente y Colbún, percatándose de los desafíos locales. Problemas como los ocurridos con los incendios forestales de comienzos de año o la tragedia tras el terremoto del 2010. Pero también, precisa el experto, hay conflictos socioambientales, en educación, salud, gobernanza y otros cambios a los que las sociedades se enfrentan.
Todas ideas que hablan de un nuevo modo de enfrentar los desafíos que el país tiene en el contexto actual del siglo XXI. En una sociedad tecnológica y global, la innovación social tiene un lugar preponderante para encontrar el camino correcto, aquel que nos lleve a un desarrollo integral, armónico y sustentable.