Institucionalidad nacional de trasplantes

El Minsal señala que un 7% de los trasplantes no se pudo realizar porque la donación no se concretó por problemas de traslado.

04 Septiembre a las 19:53   115   Editorial   Gustavo Alvarado

El caso del fallo traslado de órganos donados por un joven en Temuco remeció a nuestro sistema de procuramiento, aquel que debe combatir a diario con la baja cantidad de donaciones y, por ende, con escasa probabilidades de realización de trasplantes para salvar vidas.


Más allá de las polémicas explicaciones desde el Ministerio de Salud, desmentidas por la Fuerza Aérea y los familiares del joven donante, se requiere tomar otras acciones más de fondo para evitar que las negligencias ocurridas, como en Temuco, no se repitan e impidan salvar vidas.


Hasta la fecha en el país se han realizado 217 trasplantes con 83 donantes y se han perdido una cantidad muy importantes de órganos. El Minsal señala que un 7% de los trasplantes no se pudo realizar porque la donación no se concretó por problemas de traslado.


En esta línea, un par de senadores pedirán el patrocinio al Ejecutivo en la presentación de una ley con una serie de medidas para asegurar el procuramiento de órganos, elaborada con aportes de especialistas y expertos reconocidos en el área del trasplante.


De esta manera, la intención es que se cree una “Organización Nacional de Trasplantes”. Pero, en el fondo, que esta institucionalidad sea resolutiva y esté empoderada administrativa y legalmente, con recursos económicos y humanos propios y suficientes para llevar adelante el proceso completo de la donación. La idea es que, se puedan implementar medidas como “entrenar cirujanos como extractores multiorgánicos con turnos 24/7; asegurar de manera el transporte seguro y oportuno y crear un gran centro de trasplante nacional multiorgánico a nivel central”.


¿Qué existe hoy en día? El senador Guido Girardi dijo que la actual Coordinadora Nacional de trasplantes es una oficina, un médico, dos enfermeras, pero no cuenta con presupuesto y está subordinada a las redes asistenciales. En otras palabras, casi nada.


El parlamentario detalló que se debe contar con equipos entrenados para solicitar los órganos, porque a su juicio es ahí donde se pierde un 40% de los posibles donantes; además de contar con neurólogos de manera permanente para constatar la muerte cerebral.


Otro aspecto que describió es que se debe tener camas UCI para mantener a las personas en ese estado, pues ahí, aseguró, se pierde un 35% de quienes aceptaron ser donantes. “Hay que contar con equipos quirúrgicos de cirujanos extractores multiorgánicos que se desplacen de manera rápida por el país”, remató el parlamentario.


Ahora bien, respecto al sistema de transporte de órganos, es imprescindible que exista un mecanismo seguro y oportuno, con turnos permanentes porque sabemos que el tiempo es clave para llegar a tiempo con los órganos donados.