Integración social y urbana

(…) se pretende aumentar la construcción de viviendas sociales con integración social, a través de densificación equilibrada en zonas con potencial de desarrollo urbano y modernizando la gestión del ministerio respectivo.

18 Agosto   129   Editorial   Gustavo Alvarado

En el transcurso de la semana -y tras un amplio debate- la Sala de la Cámara de Diputados aprobó y despachó al Senado el proyecto de ley que modifica diversos cuerpos normativos en materia de integración social y urbana.


Esto implica, entre otras cosas, modificar la Ley que crea el Ministerio de la Vivienda y Urbanismo, proponiendo su cambio de nombre por el de Ministerio de Ciudad, Vivienda y Territorio.
Pero, ¿qué implica la integración social y urbana a través de un nuevo cuerpo legal? Con esto, se pretende mejorar los niveles de integración social y urbana de las ciudades y lograr un adecuado desarrollo de ellas a lo largo del país. Esa esa la razón de ser de la normativa. Ahora bien, para ello, se pretende aumentar la construcción de viviendas sociales con integración social, a través de densificación equilibrada en zonas con potencial de desarrollo urbano y modernizando la gestión del ministerio respectivo.
El texto legal contempla tres nuevas funciones ministeriales que fueron adicionadas durante el trámite legislativo en la Cámara Baja. En ellas, se faculta al ministerio para implementar políticas de suelo y programas habitacionales que propicien la construcción de viviendas destinadas a beneficiarios de los programas habitacionales del Estado, junto con establecerle la obligación de resguardar que los instrumentos de planificación territorial contemplen criterios y disposiciones para la integración e inclusión social urbana.
Por otra parte, establece que los nuevos planes reguladores comunales o sus modificaciones integrales o actualizaciones deben contemplar disposiciones que incentiven la construcción de viviendas destinadas a beneficiarios de los programas habitacionales del Estado y a otras personas o familias en situación de vulnerabilidad.
El proyecto establece, además, que los beneficios de normas urbanísticas en polígonos que incluyan inmuebles en sectores que se encuentren protegidos en la categoría de monumentos históricos, zona típica, de conservación historia no podrán afectar los valores y atributos, por los cuales dichos monumentos, zonas o inmuebles fueron protegidos.
En línea con lo anterior, se estableció que los proyectos de viviendas integradas, que pretendan acogerse a beneficio normativo en tales inmuebles o sectores deben obtener permisos municipales y autorizaciones sectoriales.
Habrá que ver como convive una legislación que pretende promover el desarrollo de proyectos de integración social en urbes que han crecido favoreciendo absolutamente lo contrario, donde han primado los prejuicios y no la intención de una sana relación humana.