Interés empresarial en la región

(…) es valorable que se haya generado una instancia de este tipo, donde la región salga “a mostrarse” (…)

13 Diciembre 2018   9   Editorial   Gustavo Alvarado

El pasado martes, en la sede de la Sofofa en Santiago, la Región del Maule tuvo la oportunidad de exponer sus potencialidades ante un número no menor de empresarios y autoridades ministeriales, interesados en conocer la oferta que esta zona puede entregar para el desarrollo de inversiones.
Turismo, energía y agricultura, fueron los ejes más destacados dentro de la propuesta que el Maule quiso exhibir ante el empresariado nacional. Si desglosamos estos tres focos, en materia de energía, la línea de acción está trazada en potenciar las inversiones en proyectos de energía renovable, que pudieran ser alternativa al uso de la hidroelectricidad, dado el alto uso de nuestra principal cuenca hidrográfica como es el río Maule. En ese sentido, las iniciativas fotovoltaicas han tenido un crecimiento cuantioso en los últimos dos años, con un alto ingreso de proyectos a las etapas de evaluación ambiental.
En turismo, hay un extenso panorama por desarrollar. Los emprendimientos turísticos han crecido, pero falta una mirada integradora que colabore en direccionar y potenciar nuestros atractivos. Así también, el desarrollo turístico también viene de la mano de un cambio cultural, donde los propios habitantes de la región sean capaces de cuidar y preservar el entorno, además de ser capaces de prestar buenos servicios para que la experiencia de venir al Maule sea agradable.
Finalmente, en materia de agricultura, el gran concepto que atraviesa al sector hoy en día es el de la “reconversión”. Sin embargo, tenemos una zona norte de la región que está pujante en materia de exportaciones, que despierta interés de nuevos inversionistas, pero con la dicotomía del Maule sur, donde el sector sufre y donde más fuerte resuena la “reconversión”.
Dicho esto, con este pequeño diagnóstico, es valorable que se haya generado una instancia de este tipo, donde la región salga “a mostrarse”, vaya en búsqueda de potenciales inversores y dé cuenta de lo que tiene para ofrecer, pero también de lo que carece porque en ello también hay posibilidades de oportunidades a desarrollar.
La respuesta en convocatoria la Maule Day hizo que el encuentro sea considerado exitoso, pero dicho resultado sólo podrá ser considerado como tal cuando esos mismos interesados logren materializar sus inversiones en la región, sino, de lo contrario, habrá sido una charla más donde los empresarios conocieron lo bonito que es el Maule.