La decisión de Paula

La pregunta es respecto de la libertad de cada individuo para decidir poner fin a su existencia

08 Junio 2018   10   Editorial   Gustavo Alvarado

El caso de la joven Paula Díaz, de 19 años, ha causado gran impacto en la comunidad debido a su petición de que le autoricen una eutanasia debido a su complejo estado de salud que la mantiene postrada y con constantes dolores. Además, no existe certeza sobre el mal que la aqueja desde hace más de cinco años cuando se colocó una vacuna incluida en el plan nacional de inmunización.
Una cadena de diagnósticos errados ha llevado a que hoy su calidad de vida se haya tornado en una verdadera pesadilla, puesto que con el paso del tiempo su cuerpo tomó una rigidez que la dejó inmovilizada, sus manos están agarrotadas, sus piernas dobladas y con un agudo dolor de garganta.
Su familia ha debido enfrentar un periodo extraordinariamente difícil y costoso, sin encontrar las respuestas necesarias para sanar a Paulita.
La madre de la joven, María Cecilia Ahumada, ha tocado todas las puertas necesarias, pero hasta ahora no existe una solución. Por ello, ha decidido encabezar una movilización de motoqueros a nivel nacional el próximo 17 de junio para sensibilizar a la opinión pública y atraer la atención del Presidente de la República.
Ello, puesto que no pierde las esperanzas de lograr algún diagnóstico que permita recuperar a su hija.
Sin embargo, la voluntad de Paulita de practicarse una eutanasia pone nuevamente en la mesa un tema incómodo y con profundas implicancias éticas y morales.
La pregunta es respecto de la libertad de cada individuo para decidir poner fin a su existencia, en especial por padecer males o dolores incurables y a evitar la prolongación artificial de su vida.
¿Debe en este caso primar el derecho de cada uno a decidir de manera autónoma, informada e indubitada cuando ha sido diagnosticado de un estado terminal?
La sociedad ha ido avanzando en la conquista de derechos que abarcan los más amplios ámbitos de la existencia y actividad humanas. Hay países que ya han aprobado la eutanasia bajo ciertas premisas y controles, a donde acuden personas de todo el mundo para ejercer esa determinación.
En nuestro país está en el Congreso un proyecto en esta línea y es materia de amplia discusión, puesto que también es una materia que involucra a los médicos que deben finalmente prescribir los medicamentos necesarios para producir tal efecto, materia que hoy está penalizada.
Es bueno conversar, discutir y reflexionar sobre este delicado tema, tomando en consideración todos los puntos de vista, en especial de quienes son los principales protagonistas de este tema.