La importancia de denunciar

Sin duda que es imposible pedirle a Carabineros que destine recursos materiales y humanos a vigilar un sector urbano o rural cuando no constan denuncias de que allí han ocurrido delitos recientemente.

21 Agosto 2017   10   Editorial   Gustavo Alvarado

La palabra "posverdad" será incorporada en diciembre próximo en el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Si bien su definición no está lista, la institución adelantó que se refiere a que "las aseveraciones dejan de basarse en hechos objetivos, para apelar a las emociones, creencias o deseos del público".

El término se contextualiza en la denominada “era digital” y la masificación de las redes sociales. El fenómeno se vive a diario, con personas que de manera intencional o no “suben” información a plataformas como Facebook o Twitter con noticias o hechos que no necesariamente son reales.

Pero se vuelven “verdad” cuando alguien pulsa la opción de “reenviar” o “publicar” dichos posteos en sus teléfonos o computadoras y que llegan automáticamente a todos sus contactos. Y ellos, a su vez, los vuelven a reenviar, con lo cual, se amplifica cada vez más el impacto de la supuesta “noticia” entre las personas.

Otros simplemente ejercen esta denominada “posverdad” publicando en redes sociales hechos que creen les afecta a ellos, a sus vecinos, familiares y amigos o que piensan que les pueden llegar a afectar, recordando que en algún momento leyeron algo similar, también en redes sociales. Así algo que nunca ocurrió pasa por real.

O bien si es que ocurrió, es tal la maraña de versiones que se hace imposible saber cuál es la fuente original del mensaje. Y no faltan quienes piensan que haciendo esa publicación, es suficiente para que se les resuelvan sus problemas. Y se limitan a apretar botones, evitando realizar denuncias responsables y oportunas.

Si ello ocurre en temas tan delicados y complejos como la seguridad pública, entonces es relativamente fácil entender  a qué se debe la cada vez más alta percepción de inseguridad de los ciudadanos. Y la consecuencia más directa es que si no hay denuncias formales, no habrá tampoco respuesta de las instituciones.

Sin duda que es imposible pedirle a Carabineros que destine recursos materiales y humanos a vigilar un sector urbano o rural cuando no constan denuncias de que allí han ocurrido delitos recientemente. Así lo explicó el coordinador regional de seguridad pública, Luis Moyano, en una entrevista publicada ayer en Diario El Centro.

“Hay lugares donde los vecinos dicen que roban todos los días, pero la realidad es que hay pocas denuncias”, fueron sus palabras. Y eso es justamente lo que parece ocurrir en el sector residencial oriente de Talca, específicamente, entre las calles 30 Oriente y la Avenida Las Rastras, donde viven unas 90 mil personas.

Así se constató recientemente, cuando vecinos denunciaron una seguidilla de robos en domicilios y autos estacionados, con millonarios botines en joyas y especies de valor. Pero en estricto rigor, en la tenencia de Carabineros más cercana existen apenas dos denuncias, lo cual hace pensar que algo extraño está pasando.

La explicación más confiable es que el ambiente generalizado de desconfianza en las instituciones y la política –en términos amplios- ha llevado a las personas a creer que la verdad está en las redes sociales y en encerrarse tras altas rejas. ¿Algo cambiará así? Sin duda que no, por ello, el llamado es a denunciar y hacer valer los derechos.