La última palabra la tiene el volcán

En el intertanto el Paso se mantendrá cerrado, por ambos países. Será Planchón Peteroa el que diga la última palabra (...)

25 Diciembre 2018   4   Editorial   Gustavo Alvarado

En el pasado mes de septiembre, cuando se realizó el primer simulacro volcánico en la Región del Maule, nadie presagiaba -según los expertos de emergencia- que el complejo volcánico Planchón Peteroa comenzaría presentar mayor actividad que lo habitual, ni menos nadie esperaba que esta comenzara a incrementarse, como lo ha hecho en las últimas semanas.
Se le denomina complejo porque está compuesto, no solo por un cono, sino por una zona eminentemente volcánica, la que se había mostrado un tanto dormida en las ultimas décadas, aunque claramente corresponde a un sector, allí en la comuna de Romeral, en la cordillera de la provincia de Curicó, que se mantiene -casi siempre- en silenciosa actividad, lo que ameritó que en julio pasado se le declarara, en nivel de emergencia, condición amarilla.
Fue el 7 de noviembre que “Planchón Peteroa” se mostró un tanto más inquieto, luego pasó un mes exacto para nuevamente lanzar, además de vapor de agua, un poco de cenizas, y lo mismo hizo a la semana siguiente, en que la evidencia de mayor actividad no solo quedó en territorio local, sino que fue arrastrada hacia lado argentino. Esto obligó a las autoridades trasandinas a cerrar el paso Vergara, el que había sido abierto solo algunos días antes.
La determinación a las horas fue seguida por la autoridad chilena, es decir adoptada por la Gobernación de Curicó, asegurándose en todo caso, que en aquellos días y hasta ahora el complejo volcánico no reviste peligro para la población. Su cierre se debió principalmente a que la caída de cenizas se trasladó plenamente hacia Argentina, por lo que se actuó preventivamente en ambos países.
Así las cosas, aquellos visitantes, especialmente curicanos, que prefieren a Vergara para transitar hacia Argentina, deberán esperar la decisión que adopten las autoridades en su conjunto, en torno a lo que ocurrirá durante esta temporada estival. La otra alternativa, el plan “B” es que utilicen Pehuenche, aunque es claro que en el trayecto se pierde la mística que posee el paso de los curicanos, por lo que muchos optarán por simplemente seguir esperando
La complejidad del caso la constituye la caída de cenizas en zona argentina, la que ha continuado, aunque con menor intensidad, y es por ello que las autoridades estudian una tercera opción, que es abrir paso Vergara, y que en el complejo aduanero chileno, frente a los Baños de San Pedro, a la delegación fiscalizadora chilena se sume la del vecino país, y así no sean objeto de los efectos directos arrojados por el complejo volcánico.
En el intertanto el Paso se mantendrá cerrado, por ambos países. Será Planchón Peteroa el que diga la última palabra al respecto, y aunque en ocasiones se haga el dormido se espera que cuando se pronuncie no sea a alto volumen, de lo contrario Vergara podría estar cerrado por un buen rato más. Total, será el volcán que diga la última palabra.