Labores de hogar y ahorro de energía

Realizar tareas simultáneamente permite usar de manera mucho más eficiente la energía.

03 Octubre 2017   9   Editorial   Gustavo Alvarado

En Chile existe una clara diferencia en el promedio de horas destinadas a las labores de la casa. De acuerdo a datos entregados por el INE, las mujeres destinan en promedio casi 4 horas al trabajo doméstico, mientras que los hombres menos de 2 horas.

Además, en la mayoría de las actividades domésticas las mujeres tienen más participación que los hombres, con excepción de la actividad de mantenimiento y reparaciones menores, en las que 80,3% de la participación es de hombres y 19,7% de las mujeres.

Dentro de los hogares existen roles consistentes a la relación de la energía y las tareas domésticas. Esos roles, que generan diferencias y brechas de género, deben ser resueltas desde la corresponsabilidad. De esta forma, las tareas son compartidas entre todos los miembros de una familia.

Realizar tareas simultáneamente permite usar de manera mucho más eficiente la energía.

Por ello, los ministerios de Energía y de la Mujer y la Equidad de Género presentaron la campaña #MitiMota, orientada a promover la corresponsabilidad de todos los integrantes de la familia en el cuidado de la energía y las labores del hogar.

El ministro de Energía, Andrés Rebolledo, valoró el inédito enfoque de género de esta iniciativa: “Promover el cuidado de la energía ha sido nuestra prioridad como ministerio, y en esta ocasión incorporamos además una alianza con el Ministerio de la Mujer, en un esfuerzo para promover que en el hogar es importante que, tanto el hombre como la mujer, incorporen consejos de eficiencia energética en el hogar”.

La ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Claudia Pascual, también destacó el llamado de la campaña: “Qué mejor que enviar dos mensajes al país, uno que tiene que ver con el ahorro y la eficiencia energética y, por supuesto, que no sea sólo la mamá y el papá los preocupados que las cuentas salgan más baratas… es importante que compartamos la pega de la casa y esperamos que esto vaya aportando a una transformación cultural de ciudadanos y ciudadanas”.

Sin duda, se trata de una valiosa iniciativa que permite equiparar los roles históricos de hombres y mujeres y, además, contribuir al ahorro de energía con un enfoque de protección al medioambiente.

Es de esperar que el llamado sea acogido en el seno de los hogares maulinos de forma tal que implique realmente que los integrantes de la familia compartan tareas, de manera de lograr una mayor equidad y, de paso, un uso sustentable de la energía.