Lectura en el país

El hábito por la lectura está y hoy en día los recursos tecnológicos permiten que dicha costumbre siga más viva que nunca.

24 Abril   71   Editorial   Gustavo Alvarado

Ayer se celebró el Día del Libro con variadas actividades a lo largo del país, resaltando la importancia de estos ejemplares escritos para el desarrollo de las habilidades lingüísticas. Pero, ¿cuál es la realidad de los libros y la lectura en nuestro país?


Para comenzar, haremos referencia a un informe estadístico presentado por la Cámara Chilena del Libro A.G. como Agencia Chilena del ISBN dependiente del organismo mundial International Standard Book Number con sede en Londres. Este compendio refleja la producción de libros en Chile entre los años 2010 y 2018. Como primer elemento, se rescata que el año 2018 registró un crecimiento de un 1,86% en títulos (entendiéndose como tal a una publicación impresa, formado por uno o más volúmenes y que constituye un todo único) registrados en relación al año 2017. El incremento ha venido siendo en parámetros similares en los años anteriores.


En el panorama general de títulos por materia registrados durante el 2010-2018, la Literatura es la materia más editada. Dentro de ella, sobresale la narrativa. Después de la Literatura, sigue la temática Educación, especialmente aquella orientada al segmento de enseñanza básica.


Este informe contiene también información por regiones, respecto a la producción de títulos. Es allí donde se generan claras diferencias a nivel territorial, ya que desde el 2010 al 2018, de los 58.209 registrados, 53.616 se concentran en solo tres regiones del país (Metropolitana, Valparaíso y Biobío, en ese orden). La Región del Maule, según este estudio, ha tenido una producción de 518 títulos en el periodo mencionado, significando el 0,89% del total nacional. Claramente, falta ahondar en las razones por las cuales se da esta concentración, aunque hay elementos que serían de Perogrullo señalarlos.


Ahora, vamos al consumo de libros. Adimark, en su última encuesta de índice de lectura, señala que, en Chile, el porcentaje que lee frecuentemente llega cerca del 22%. Asimismo, hay fenómeno que va de la mano con el uso de nuevas tecnologías, pero que en el país aún no es tan masivo como en otras latitudes.

En nuestro país, el 2017, el mercado del libro digital creció en un 3% respecto al 2016, según el informe de Libranda, una de las distribuidoras de libros digitalizados española. Sin embargo, el mercado de textos digitalizados en nuestro país se encuentra por debajo de la realidad de los países como Argentina que creció en 24%, España que aumentó su mercado en un 12% o al promedio mundial que llega a un alza del 9%.


Como se puede observar, el mercado del libro, sea impreso o digital, tiene un crecimiento. El hábito por la lectura está y hoy en día los recursos tecnológicos permiten que dicha costumbre siga más viva que nunca.