Ley de cuotas: segundo capítulo

En el ranking mundial de paridad de género en el Congreso, Chile pasó del lugar 129 al 87.

10 Febrero 2018   10   Editorial   Gustavo Alvarado

En las últimas elecciones parlamentarias fue la ocasión propicia para evaluar el impacto de la Ley de Cuotas de Género. Y tuvo un efecto, ya que a partir de marzo, el 22,7% de los integrantes del Congreso serán mujeres por sobre el 15,8% que se había establecido en 2013.
Conforme a la normativa, en la elección cada partido debió presentar al menos un 40% de candidaturas femeninas, iniciativa que tuvo efectos en la votación.
Durante los comicios se escogieron a cinco nuevas senadoras y una fue reelegida. De esta forma, la Cámara Alta tendrá un 23,2% de participación femenina. La Cámara de Diputados, en tanto, tendrá 35 diputadas, lo que significa un 22,5% de presencia femenina.
Como una forma de avanzar hacia otros estamentos, tres senadores han presentado un proyecto de ley, mediante el cual proponen incorporar una cuota de género ahora para las elecciones de concejales y consejeros regionales.
La iniciativa, que buscarían aplicar para las elecciones a realizarse el año 2029, es una forma, según plantean los legisladores, para combatir la inequidad de género que se puede apreciar en diversos ámbitos, incluida la política, en la cual se “registra una muy insuficiente participación de la mujer en cargos públicos”.
Pese a que rige desde la última elección parlamentaria, los impulsores del proyecto de ley manifiestan que “la limitación de las cuotas de género sólo a las elecciones parlamentarias conspira contra la obtención de resultados aún mejores”.
De igual manera, aseguran que sería recomendable llevar a cabo estímulos económicos para aquellos partidos políticos que promuevan la elección de sus candidatas, de igual manera que se realizó durante las elecciones parlamentarias para el período 2018-2022.
Un dato a tener en cuenta es que, pese a los buenos resultados de Ley de Cuotas en la última elección, las mujeres obtuvieron en su conjunto una baja participación. Esto porque en la Cámara Baja competían 415 mujeres y 75 fueron electas (8,9%), mientras que en el Senado había 60 candidatas y ganaron 6 (10%).
De todas maneras, en el ranking mundial de paridad de género en el Congreso, Chile pasó del lugar 129 al 87.