Ley del saco

Esta norma que entra hoy en vigor es de gran relevancia para la salud de los trabajadores que han debido sufrir por décadas de complejas molestias

17 Septiembre 2017   14   Editorial   Gustavo Alvarado

Finalmente hoy entra plenamente en vigencia la llamada Ley del Saco, que consiste en fijar un peso máximo que los trabajadores pueden cargar manualmente y que corresponde a 25 kilos.

En nuestra región, por su naturaleza agraria, los trabajadores están sometidos a un gran esfuerzo físico lo cual redunda en graves enfermedades profesionales que impactan en la calidad de vida de las personas y en agudos problemas óseos y musculares. 

 El texto legal tiene por objeto actualizar la normativa de protección de la salud y de las condiciones físicas de los trabajadores que desarrollan labores de manipulación manual, en lo relativo al peso máximo que pueden cargar, adecuándola a los estándares internacionales sobre la materia.

El Laboratorio de Ergonometría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile planteó en su oportunidad la necesidad de diferenciar los distintos esfuerzos poniendo atención a los factores que influyen en la labor, como por ejemplo, la frecuencia, distancia y el medioambiente.

En este sentido, la ley de manipulación manual de carga se refiere a las diferentes posibilidades de manipulación de carga, esto es, elevación, transporte, depósito empuje y arrastre.

Los trabajadores de los gremios de la agricultura, construcción y molineros serán los más favorecidos por esta legislación, dado que son actividades en que se requiere la manipulación intensiva y frecuente de cargas.

En el caso de la construcción, el 34% de las tareas representan un alto riesgo de desarrollar un lumbago; un 59%, un nivel medio; y un 7%, un nivel bajo. Se precisó que, dentro del primer grupo, los que presentan efectivamente una mayor tasa de accidentabilidad son las labores de jornal y carpintero.

Por ello, la industria ha debido adaptar sus procesos para establecer sacos o contenedores que no superen la norma.

Sin embargo, queda pendiente el tema del ingreso de mercaderías externas, muchas de las cuales aparentemente superar estos pesos.

Esta norma que entra hoy en vigor es de gran relevancia para la salud de los trabajadores que han debido sufrir por décadas de complejas molestias, las que tienen efecto muchas veces años después de dejar las labores activas.

De ahí la importancia de fiscalizar el adecuado cumplimiento de estas normas que van en directo beneficio de las personas y que deberían también descongestionar el sistema  público de salud. Una ley virtuosa por donde se la mire que requiere la colaboración de todos para ser realmente efectiva.