Libre acceso a playas, ríos y lagos

El libre acceso a los cursos de agua, “lamentablemente, no se cumple en todos los casos”

09 Enero   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Por estos días de vacaciones y de alta afluencia de personas a disfrutar de las bondades naturales de nuestro país, el Ministerio de Bienes Nacionales ha venido reforzando su campaña “Que no te falte playa”, con la cual pretende incentivar la denuncia de casos donde no se dé cumplimiento al libre acceso a playas, ríos o lagos, siendo estos bienes de uso público, garantizado para todos los chilenos.
“En Chile no hay playas privadas. Son todas públicas y eso implica que cualquiera puede acceder libremente y no les pueden cobrar”, recalcó recientemente el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, en uno de los balnearios de nuestro país.
No obstante, el propio secretario de Estado ha reconocido que el libre acceso a los cursos de agua, “lamentablemente, no se cumple en todos los casos”. Es decir, pese a existir una norma que indica que los vecinos colindantes con playas deberán facilitar gratuitamente el acceso a ellas, cuando no existan otras vías o caminos públicos, se reconoce que la experiencia ha demostrado su ineficacia, ya que no existen sanciones para quienes obstaculicen o impidan el libre acceso.
Es precisamente mediante la aplicación de multas que se pretende desincentivar los cierres de vías para acceder a las playas, ríos y lagos. Para ello, en la Comisión de Vivienda de la Cámara de Diputados se está discutiendo una modificación al marco legal que regula la adquisición, administración y disposición de los bienes del Estado y que establece el acceso libre y gratuito a las playas y riberas del mar, lagos y ríos.
De esta manera, la iniciativa del Ejecutivo, que será vista próximamente por la Sala de la Cámara Baja, define una sanción al infractor a beneficio fiscal de diez a cien UTM, es decir, entre los cerca de 500 mil pesos y los casi cinco millones de pesos. Para los reincidentes se aplicará una multa equivalente al doble del máximo establecido.
El proyecto dispone que, una vez fijadas las vías de acceso a playas y riberas del mar, lagos y ríos, el propietario, arrendatario, tenedor u ocupante del terreno colindante, no podrá cerrarlas ni obstaculizarlas de ningún modo.