Linares en lo más alto del vóleibol

El desafío también es para el mundo privado. Hoy el vóleibol se sustenta gracias a los recursos municipales y regionales.

22 Diciembre 2018   20   Editorial   Gustavo Alvarado

“Los rayados” albirrojos de Linares sumaron durante estos días el octavo título nacional de vóleibol en el marco de la denominada Liga A1, es decir, la instancia más competitiva de esta disciplina deportiva.
El sexteto de Jaime Grimalt demostró nuevamente un gran despliegue y culminó invicto la competencia, es decir, los maulinos no perdieron ningún duelo del torneo.
La final ante Thomas Morus, en Santiago, fue un simple trámite para conseguir un título dedicado a la figura de Juan Arroyo Núñez.
Este nuevo triunfo del vóleibol no es casualidad y responde a un largo trabajo que ha permitido que Linares sea la capital de esta disciplina. No por casualidad también estas tierras cuentan con la dupla olímpica del volley playa, vale decir, los primos Esteban y Marco Grimalt que pasean el nombre de Linares en competencias nacionales e internacionales.
Juan Arroyo, misionero marianista llegó a Linares y a través del Instituto comenzó un largo proceso formativo. De esta forma la zona cuenta con figuras de reconocida capacidad y muchos albirrojos han formado parte de las selecciones nacionales de vóleibol.
Pese a estos avances es necesario detener la mirada y pensar en la urgencia de seguir potenciando este deporte. Hoy más que nunca es urgente mejorar la carpeta del Gimnasio Municipal “Ignacio Carrera Pinto”. Se trata de una inversión que permitirá que la zona pueda disfrutar de duelos internacionales, tal como sucedió hace un par de años con la presencia de equipos de Brasil y Argentina, que son los de mayor jerarquía sudamericana.
Del mismo modo el desafío está planteado hace bastante tiempo tanto para el alcalde Mario Meza como para los concejales en el sentido de rebautizar el coliseo techado de calle Rengo con el nombre de “Juan Arroyo Núñez”. Esta moción tiene que ser obligatoriamente definida por el cuerpo colegiado.
Felizmente no todo está perdido. El Gobierno Regional asignó dineros al municipio para construir una cancha de volley playa. Se trata de un equipamiento cuyo costo bordea los 100 millones de pesos.
El desafío también es para el mundo privado. Hoy el vóleibol se sustenta gracias a los recursos municipales y regionales. Los inversionistas, a excepción de Cebal, no le han dado el respaldo que merece este deporte, el que más logros y copas le da a Linares.
También es urgente que los linarenses reaccionen dado que hubo cotejos de la competencia que se jugaron en familia. Eso es inaceptable y hay que trabajar en tal sentido. El vóleibol seguirá siendo un animador permanente del quehacer local.