Los 180 años del Liceo Antonio Varas de Cauquenes

El desafío está impuesto en hacer el esfuerzo de recuperar y volver a ocupar el lugar de excelencia que tuvo durante décadas

24 Agosto 2017   6   Editorial   Gustavo Alvarado

El 22 de agosto, el Liceo Antonio Varas de Cauquenes –LAV- conmemoró 180 años de su fundación. Con la recepción a los ex alumnos en el frontis de la dirección del quinto establecimiento educacional más antiguo de Chile, se dieron inicio a las actividades de celebración del aniversario.

Al igual que en años anteriores, a la ceremonia oficial fueron convocados el alumnado, apoderados, docentes, autoridades y, muy especialmente,  los ex alumnos del Liceo, de los cuales muchos deben trasladarse desde distintas ciudades del país, para poder asistir a la celebración.

Acción que evidencia el cariño que mantienen las distintas generaciones a la institución que los educó. Por ello, las actividades programadas están llenas de simbolismo, las que hacen evocar a los ex estudiantes los momentos compartido con sus compañeros en el añoso liceo.

Para el director del LAV, Walter Bilbao, está el desafío de que la restructuración del establecimiento sea acorde a las necesidades educativas actuales, con la “convicción de rebrotar los logros de antaño”.

Punto importante debido a que en los últimos años el liceo sólo mantiene el título de ser el “más antiguo”, pero no el mejor, como lo fue durante mucho tiempo, siendo el lugar escogido por la mayoría de los padres para educar a sus hijos e hijas. Situación que muestra la falta de una educación pública de calidad.

Incluso, el alcalde Juan Carlos Muñoz, hizo mención al “decaimiento” que experimenta el liceo, pero expresó su “firme convicción de que el trabajo de todos hará que el Liceo Antonio Varas vuelva a posicionarse como un referente desde donde salieron grandes personalidades del ámbito local y nacional”.

Gracias a la entrega de sus docentes, la calidad en los contenidos que se les trasmitían a los alumnos, los valores que se entregaban hacen que aún los recuerden sus ex alumnos. Sin duda, el desafío está impuesto en hacer el esfuerzo de recuperar y volver a ocupar el lugar de excelencia que tuvo durante décadas, para que las actuales generaciones recuerden su paso por el establecimiento con la misma nostalgia y cariño con el que lo evocan los ex alumnos.