Los cuidados ante el inclemente sol

“(...) desde el 2015 a la fecha, ha existido un aumento sostenido de los casos de cáncer de piel de un 25% (...)”

02 Enero   8   Editorial   Gustavo Alvarado

Para muchos comienzan las vacaciones de verano, un periodo sinónimo de distracción, recreación, playa, lago o cordillera. El relajo está en el aire y se van perdiendo los cuidados mínimos a la hora de disfrutar del sol por ejemplo, aun cuando los índices de radiación ultravioleta están literalmente por las nubes.
Según ha informado diariamente la Dirección Meteorológica de Chile, a través de su estación de monitoreo de radiación ultravioleta instalada en Talca, en gran parte de la semana, la medición alcanza el nivel “Extremo”, es decir, exponerse directamente al sol, sin protección, es altamente riesgoso para la salud.
En este último punto, la doctora Diana Yanine, dermatóloga y jefa de la Unidad de Dermatología del Hospital Regional de Talca, indicó que la incidencia del cáncer de piel ha aumentado, y que el 20% corresponde a una población entre los 18 y 35 años.
Es más, desde el 2015 a la fecha, ha existido un aumento sostenido de los casos de cáncer de piel de un 25%, realizando la especialista un llamado de atención a la población sobre lo importante que es protegerse de los rayos del sol.
Existen seis tipos de piel, desde la tipo I que incluye a colorines y blancos, hasta la tipo VI que es la piel más oscura.
“Hay que pensar que mientras más clara es la piel, más probabilidades tenemos de no poder recibir bien la radiación UV. Las pieles más morenas pueden absorber ese daño, pero la idea es que hay una exposición en horarios que son más peligrosos”, indicó la doctora Yanine.
Para disfrutar estas vacaciones, vale la pena tomar las precauciones del caso y ser responsables, sobre todo con los más pequeños de la familia, pero también con los adultos mayores. Así se minimiza la posibilidad de desarrollar un cáncer de piel, que es -en rigor- perfectamente tratable y prevenible.
Aunque amanezca nublado en verano, use bloqueador sobre factor 30 cada tres horas, sombrero, camisa, anteojos con filtro UV, sombrilla e hidratación constante y evite exponerse en las horas centrales del día.
Son simples y sencillos cuidados básicos que permiten alejarnos del preocupante registro nacional que cifra en cuatro mil los fallecidos por cáncer de piel en la última década.