Los desafíos de Linares en su 225° aniversario

Así como hay noticias alentadoras, hay temas que son de preocupación y hay que trabajarlos en forma conjunta. Las ciudades crecen y con ello se generan temas de alta sensibilidad, como son la delincuencia y la contaminación.

24 Mayo   125   Editorial   Gustavo Alvarado

La comuna de Linares tiene 100 mil habitantes entre el área urbana y rural, y por estos días enfrenta distintos desafíos que deberían marcar un antes y después.
A propósito de los 225 años de fundación, celebrados oficialmente ayer y con distintos actos, es importante destacar la materialización de iniciativas emblemáticas que la comunidad espera por años se materialicen.
Según el Servicio de Salud del Maule (SSM) en el mes de agosto debería partir la construcción del mega hospital de Linares. Una inversión latosamente discutida y que tendrá un impacto en todo el Maule sur. Paralelamente inversionistas nacionales anuncian para el mes de octubre el comienzo del proyecto “mall de Linares”. Más de 50 millones de dólares para implementar locales del retail, supermercados, cines, patios de comida y áreas verdes. Finalmente, también en el segundo semestre se debe dar vida al mejoramiento del eje Carmen-Januario Espinoza-Maipú. Esto para mejorar la conexión oriente-poniente.
Obras que sin duda son tremendamente necesarias para “vaciar” del subconsciente de los linarenses el karma de ser el “patio trasero del Maule”, “la capital de la cesantía” y la “urbe donde se paga el sueldo mínimo”. A lo anterior se añaden otra serie de inversiones generando empleo y desarrollo.
Así como hay noticias alentadoras, hay temas que son de preocupación y hay que trabajarlos en forma conjunta. Las ciudades crecen y con ello se generan temas de alta sensibilidad, como son la delincuencia y la contaminación. Linares es una ciudad gravemente afectada por el humo de la leña. Las restricciones sanitarias ambientales son permanentes. Para revertir este problema, hay que tomar mayor conciencia y aportar usando leña seca u optando al recambio de calefactores que propicia el Gobierno. El asunto de la seguridad pública también es una situación delicada. Hay puntos, principalmente en Salida Huapi, donde el microtráfico parece estar ganando los espacios barriales. Ministerio Público, PDI, Carabineros, Gobierno provincial, la municipalidad y los vecinos tienen un rol clave. Es necesario terminar con los balazos y la presencia de pandillas que intimidan a grandes y chicos.
La gran oportunidad de Linares es el turismo. Si hubiera una política de apoyo al emprendimiento clara, sólida y ambiciosa lo más probable es que el Santuario de la Naturaleza Achibueno sería la capital de trekking. Para lo anterior lamentablemente falta mucho por avanzar en caminos, hostales, servicios, conectividad y otros. Linares tiene mucho potencial, pero urge la unidad y pensar en el bien común.