Los desafíos de ser campeón

¿Y ahora qué? ¿Qué pasa después de la alegría del triunfo? ¿Qué proyectos de desarrollo hay en carpeta? ¿Qué hacer para que estos logros sirvan para alcanzar nuevas metas, para consolidar proyectos deportivos que tienen una gran repercusión en la ciudadanía?

10 Abril 2017   2   Editorial   Gustavo Alvarado

Fue un fin de semana deportivo en la Región del Maule. Y de buenas noticias. Municipal Español en el básquetbol de la Liga Nacional, y Curicó Unido en el fútbol profesional de la Primera “B” concretaron triunfos que los alzaron como protagonistas indiscutidos.

El primero en saborear el gusto de alzar una copa fue el quinteto hispano que, en un gran partido, superó a Los Leones de Quilpué, coronándose campeón de la Conferencia Centro de la Liga Nacional de Básquetbol. Abrazos, cánticos y emoción en un repleto gimnasio Cendyr Sur de Talca.

Triunfo y copa que, en todo caso, es solo una instancia previa de cara a la gran final del torneo en donde se verá las caras con Osorno.

En el caso de Curicó Unido, fue la confirmación de un título que se intuía, ya que solo le faltaba un empate para alcanzar el ansiado ascenso al fútbol grande, ese donde le esperan Colo Colo, la Universidad de Chile y la Universidad Católica.

El equipo del Maule Norte consagró así una sólida campaña de la mano del técnico Luis Marcoleta, una mezcla de jugadores jóvenes y experimentados, además de una administración ordenada que ha logrado unir con eficacia los distintos estamentos que componen el club deportivo. Sin olvidar el apoyo de una comunidad que vibra con el equipo de sus amores.

Algo similar ha ocurrido con el Deportivo Español que en su versión 2017 ha contado con el decidido apoyo de la Municipalidad de Talca, llegando incluso a evidenciar este soporte en el nombre del club.

Es así como se consiguen objetivos. Con trabajo y esfuerzo hay más opciones de alcanzar las metas.

Curicó Unido tiene en carpeta aún la remodelación del Estadio La Granja, proyecto cuya pronta concreción no puede llegar en mejor momento.

¿Y ahora qué? ¿Qué pasa después de la alegría del triunfo? ¿Qué proyectos de desarrollo hay en carpeta? ¿Qué hacer para que estos logros sirvan para alcanzar nuevas metas, para consolidar proyectos deportivos que tienen una gran repercusión en la ciudadanía?

El desafío es grande. Y la oportunidad también. Los dirigentes de estas instituciones no pueden dejar pasar la coyuntura que les entregan los logros deportivos, para materializar un futuro de progreso y desarrollo.