Margot Loyola Palacios

Debe tener su museo y para eso el municipio debería iniciar un proceso a la brevedad que permita acceder a fondos regionales o nacionales que den vida a esta iniciativa.

16 Septiembre 2017   9   Editorial   Gustavo Alvarado

Ayer se cumplió un año más del natalicio de la extinta folclorista, Premio Nacional de Artes e Hija Ilustre de Linares, Margot Loyola Palacios.

Investigadora y comparada con la mismísima Violeta Parra, de quien era comadre y amiga, fue una verdadera embajadora de la tierra maulina en Chile y el extranjero.

Margot deambuló por los rincones más apartados de nuestro territorio para rescatar el canto popular, ese que nace del corazón y el alma. De esta forma  se entrevistó con hombres y mujeres grabando en su mente y escritos sus vivencias y estilo musicales.

El legado de Margot Loyola es ampliamente reconocido y constantemente estudiado por quienes están dedicados al folclore.

Precisamente en el marco de su natalicio la comunidad linarense organizó el denominado evento “Mil pañuelos al viento”.  Cientos de personas, principalmente niños y jóvenes de establecimientos municipales y particulares bailaron cueca en honor a la cantora en Plaza de Armas.

 “Muy felices. Son cuatro años de esta actividad y nos sentimos maravillados por la participación de la comunidad. Margot Loyola está en el corazón de los linarenses y merece este y muchos homenajes”, dijo el concejal PS, Michael Concha.

El titular de la comisión cultura valoró que la cueca y la música chilena tengan tanta vigencia en Linares. “Soy un amante de la cueca y estoy emocionado por la actitud de los niños y jóvenes”.

Concha reveló que la estatua que homenajeara a Margot Loyola Palacios va avanzando dentro de los tiempos establecidos. “Espero que pronto tengamos novedades y podamos inaugurar este monumento en la Alameda Letelier”, valoró.

La concejala PPD, Myriam Alarcón dijo que formalmente planteo al municipio local que una calle importante de Linares lleve el nombre de “Margot Loyola Palacios. “Espero que este homenaje se mantenga en el tiempo. Margot Loyola es una mujer extraordinaria y que se compara con Violeta Parra. Espero que podamos ubicar una calle relevante y la bauticemos con su nombre”.

A pesar de las buenas intenciones expresadas por los concejales anteriormente citados hay una suerte de abandono con respecto a la figura de Margot Loyola Palacios. Por eso es necesario apurar la construcción de su estatua en la Alameda “Valentín Letelier” frente al Museo de Arte y Artesanía. A ella le gustaba mucho caminar por ese lugar, disfrutar de los pajaritos, del viento y el aire de su tierra natal. Además, hay que materializar lo de la calle a la brevedad.

Lo más importante, sin embargo, es poder crear el “Museo Margot Loyola Palacios”. Hay que buscar un espacio que permita exhibir constantemente a las nuevas generaciones su trabajo e investigaciones. Margot no merece una sala en el Museo de Arte o Artesanía de Linares o en la Casa Cultural que lleva su nombre. Margot debe tener su museo y para eso el municipio debería iniciar un proceso a la brevedad que permita acceder a fondos regionales o nacionales que den vida a esta iniciativa.