Más comunas en zona de rezago

(…) a la luz de las propuestas, se entiende que tenemos gran parte de nuestro territorio maulino con características de rezago. Entonces, ¿no es hora de abordarlo como un problema regional más que puntual?

25 Julio   176   Editorial   Gustavo Alvarado

Considerando la inequidad territorial presente en el país, que se ve reflejada en los niveles de aislamiento y rezago que muchos de ellos presentan, con baja densidad poblacional y disminuidas posibilidades de concreción de proyectos de inversión que podrían desarrollarse en estas zonas. Esto redunda en bajos niveles de desarrollo productivo y la escasa presencia de inversiones públicas, dificultando la generación de mayor actividad económica que rompa el círculo vicioso del rezago territorial.


Para ello se estableció un programa especial conocido como de Gestión Territorial para Zonas Rezagadas de la Región del Maule y que, en nuestra región considera el territorio del secano del Maule sur, compuesto por las comunas de Pelluhue, Chanco, Cauquenes y Empedrado.


Pero, hay quienes han considerado que hay más territorios maulinos que están en una situación similar a las comunas mencionadas. Y si uno mira y analiza bien, se encuentra con varias comunas que podrían ser incluidas en una eventual zona de rezago.
Cabe recordar que ya, en marzo del año 2018, el Consejo Regional aprobó, por unanimidad, una propuesta para incorporar tres nuevos territorios: Maule Norte (Licantén, Vichuquén, Curepto, Rauco y Hualañé); Maule Centro (Pencahue, Maule, San Rafael, Pelarco y Río Claro) y Valle de Longaví (Longaví, Retiro, Villa Alegre y Parral), como Zonas Rezagadas. En dicha ocasión, se señaló que esperaban que la Subdere pudiera aprobar al menos dos de las tres nuevas zonas propuestas.


Pero no es la única manifestación de voluntades, ya que un proyecto de resolución presentado en la Cámara Baja por el diputado maulino Pedro Álvarez-Salamanca -entre otros-, y aprobada por unanimidad en la Sala esta semana, insta a solicitar al Presidente de la República que se incluya a tres localidades de la Región del Maule a los planes, políticas y programas que desde el Ministerio del Interior y la Subsecretaría de Desarrollo Regional se realizan a través del Plan de Desarrollo para Territorios Rezagados.


En específico, la idea es que Licantén, Curepto y Pencahue puedan ser incorporadas al cuerpo normativo que regula el citado plan, “de modo que se pueda fomentar el desarrollo social y económico de estas localidades, en un contexto de igualdad, en beneficio directo de sus habitantes”, señala el documento.
Según se resalta, Licantén, Curepto y Pencahue comparten bondades en lo económico, cultural y paisajístico, sin embargo, también comparten aspectos sumamente apremiantes en el plano social y económico, que hace que estas comunas estén atrasadas en lo que a desarrollo económico y social se refiere.
Sin duda, se trata de esfuerzos loables por mejorar las condiciones de los distintos territorios, pero, a la luz de las propuestas, se entiende que tenemos gran parte de nuestro territorio maulino con características de rezago. Entonces, ¿no es hora de abordarlo como un problema regional más que puntual?