Más que un diseño, un plan

Hablamos de un recinto estratégicamente ubicado en una zona esencial de la ciudad. Un punto de referencia, una ventana que cruza espacios tan emblemáticos como el terminal de buses, la Estación de Trenes, el moderno Hospital Regional y la misma Uno Sur

05 Marzo 2017   4   Editorial   Gustavo Alvarado

El papel aguanta mucho. Lo complejo –y Talca sabe bastante de los intrincados caminos de la burocracia- es llevar proyectos, planos y maquetas a la realidad. Ejemplos hay varios. Ahí están los restos de las Concentradas o del Mercado Central, en una zona que no termina de sacudirse de su condición de reconstrucción a medias.

Ni las mejores intenciones, ni los más pretenciosos discursos, ni las más audaces proyecciones en 3D, han logrado  variar la visión derruida de espacios emblemáticos de la ciudad.

En la semana se anunció, en una concurrida presentación, encabezada por el intendente Pablo Meza y otras autoridades regionales, el prediseño del nuevo edificio del Mercado Estación de la capital regional.

Hablamos de un recinto estratégicamente ubicado en una zona esencial de la ciudad. Un punto de referencia, una ventana que cruza espacios tan emblemáticos como el terminal de buses, la Estación de Trenes, el moderno Hospital Regional y la misma Uno Sur, la arteria fundamental y fundacional de Talca. Sin contar a toda la actividad comercial que gira en torno a este centro neurálgico de los talquinos.

Un sector importantísimo, pero que, pese a empeños más puntuales que efectivos, sigue careciendo de una verdadera proyección, de una identidad urbana moderna que aporte al desarrollo integral de la ciudad.

No basta con arreglar veredas y construir stand transitorios. Tampoco con anunciar proyectos para un nuevo terminal de buses.

Se requiere de un plan estratégico que incluya los diferentes espacios, usos y comunidades que aportan a la diversidad –cuantitativa y cualitativa- de una zona que aporta una enorme riqueza urbana.

El prediseño del Mercado Estación incorpora una estructura de dos pisos, un patio interior, una terraza en el techo, áreas verdes y un pasadizo desde la 1 Sur hacia la Estación de Trenes. También considera estacionamientos subterráneos, oficinas de pago, patio de comidas y, posiblemente, una oficina de turismo.

Una idea desarrollada en conjunto con los propios locatarios del recinto quienes tuvieron la oportunidad de expresar sus inquietudes y aspiraciones.

Se trata de un paso importante. Ahora vienen etapas tanto o más relevantes. Para concretar el prediseño se necesitan recursos, los que se tienen que gestionar con eficacia por parte de las autoridades que correspondan, buscando superar la burocracia administrativa.

Al menos el intendente regional, Pablo Meza, tras conocer la iniciativa, expresó algo más que su apoyo. “Queremos un barrio moderno, del nivel que se merece la ciudad. En ese sentido, nos comprometemos como Gobierno Regional a destinar los recursos para ello”, dijo, en una prometedora buena intención.

¿Será suficiente? Es un avance, sin duda, pero se requiere de un esfuerzo mayor, una visión general de ciudad, para transformar el sector en un verdadero polo urbano de desarrollo.