Más recursos para las regiones

Esto impone la responsabilidad de contar con carteras de proyectos que estén acordes a poder usar estos dineros (…)

16 Noviembre 2018   4   Editorial   Gustavo Alvarado

En la jornada del pasado martes, en la Cámara de Diputados se aprobó un aumento de recursos para las regiones, en el contexto de la ratificación del presupuesto para 2019 del Ministerio del Interior y Seguridad Pública. De esta manera, se contemplan montos netos por $3.371.745 millones, en moneda nacional; y por US$63 millones, en moneda extranjera.
El recibir más recursos es siempre una noticia positiva, porque cabe señalar que el texto original del presupuesto contemplaba transferencias a los Gobiernos Regionales (GOREs) por 179 mil millones de pesos. Estos ingresos que se suplementarán provendrán del Gobierno Central, de la Dirección de Educación Pública, FIE (Fondo de Infraestructura Escolar, dependiente de la Dirección de Educación Pública), del Tesoro Público (financia el FAR, Fondo de Apoyo Regional del fondo espejo del Transantiago) y de la Subsecretaría de Energía. Existe, además, una transferencia del gobierno español para saneamiento sanitario.
Esto indica que se tratarán de recursos que deberán ser utilizados en ámbitos específicos del presupuesto, ya que provienen de partidas especiales, definidas con especificidades, lo que implica que a nivel regional deberán existir proyectos acordes a estas características de uso de los fondos.
Además, el proyecto de presupuesto considera también un aumento de un 9,6% para el funcionamiento de los GOREs. Hay que señalar que estos incrementos tienen relación con la creación de tres nuevas divisiones y los funcionarios capacitados para administrarlas, las cuales servirán de impulso para el proceso de regionalización de la nueva ley que comienza a regir en plenitud el año 2022.
En el mismo contexto, cabe recordar que la distribución del 90% del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) entre las regiones se efectúa teniendo en cuenta la población en condiciones de vulnerabilidad social y las características territoriales de cada región. En ese marco, el Maule tendrá un porcentaje de asignación del 8,89% de esta torta del FNDR, siendo la tercera del país con mayor distribución, por debajo de la Metropolitana (11,84% y la Araucanía (10,30%).
Con señalamos más arriba, una mayor cantidad de recursos es siempre visto con buenos ojos. Esto impone la responsabilidad de contar con carteras de proyectos que estén acordes a poder usar estos dineros, con iniciativas de alto impacto para las comunidades y no con una serie de propuestas de rápido gasto que muchas veces son levantadas con la finalidad de cumplir con metas meramente administrativas.