Médicos especialistas en Cauquenes

Cuando se unen voluntades, en función del bien común, se logran alcanzar grandes metas como la llegada de nuevos especialistas a una zona rezagada

24 Noviembre 2016   13   Editorial   Gustavo Alvarado

Es habitual leer, ver o escuchar que en los establecimientos de salud de nuestra región existe un déficit de médicos especialistas. Situación similar a la que ocurre en el resto del territorio nacional y que es una de las causales de que en Chile existan cerca de 1,8 millones de personas en listas de espera de atención para patologías no AUGE,  ya sea para consulta de especialidad o para alguna intervención quirúrgica.

Recién instalado el actual gobierno se realizó un primer análisis de la falta de médicos especialistas en los centro de salud pública. En octubre del 2014 había un déficit de 3 mil 795 especialistas en los hospitales. Ante ello, desde el Ministerio de Salud se realiza una actualización de recursos humanos con datos del período octubre 2014-diciembre 2015, donde se notó una “leve” mejora en las cifras, pues el déficit habría disminuido en un 6%, es decir, que la falta de profesionales especialistas en los hospitales bajó de 3 mil 795 a 3 mil 594.

De acuerdo a ese estudio, dicha disminución se debería a que el año pasado 445 profesionales comenzaron a “devolver” con su trabajo en la salud pública, donde tienen que permanecer al menos seis años, el beneficio de que su beca de especialización haya sido financiada por el Estado.

Si bien se ha visto aliviada en “parte” la situación, no todo ha sido ingresar nuevos especialistas al sistema público, pues el 92% de los médicos en edad de jubilar se acogieron a retiro, lo que originó una pérdida de 237 profesionales. Por otro lado, existe otro factor que incide es que a medida que se habilitan nuevos hospitales o se amplían los existentes, surge la necesidad de contratar a más personal.

Esta situación no varía en el Maule, incluso se complica, al sólo disponer de un hospital de alta complejidad, principal centro de derivación del resto de los hospitales maulinos. Por tanto, al ser el principal centro de derivación, es donde se concentra el mayor número de especialistas de la región.

Ante la falta de médicos especialistas surge la iniciativa “Becas Maule” que para su ejecución se unieron las voluntades del Gobierno Regional del Maule, por intermedio de la Corporación de Desarrollo Productivo del Maule, el Servicio de Salud Maule y la Universidad Católica del Maule, a través de la Facultad de Medicina.

Acción que se suma a las realizadas desde el 2010 por el Ministerio de Salud, en conjunto con la Asociación Chilena de Facultades de Medicina y el Colegio Médico, en la planificación de políticas nacionales de formación de especialistas, donde se centraron programas y recursos para suplir la brecha.

Esfuerzo que se enfocó en ampliar la formación de especialistas y lograr la retención de éstos al egreso, monopolizando la oferta de programas y dando obligatoriedad a la permanencia por un periodo determinado.

Ello ya comienza a dar sus primeros frutos pues en junio de este año egresaron los primeros 24 médicos especialistas del programa “Becas Maule”, quienes cumplirán su Programa Asistencial Obligatorio (PAO)  en los Hospitales de Talca, Parral, Cauquenes, Linares, Constitución, Curicó y San Javier.

En Cauquenes, por el Programa Asistencial Obligatorio (PAO) a mediados de año se incorporó al staff de funcionarios del Hospital un médico cirujano. A principios de semana, Osvaldo Acevedo, director del establecimiento, anunció la contratación nuevos especialistas: una médico gineco-obstetra (PAO) y un médico traumatólogo, la cual se gestó directamente desde el centro de salud cauquenino.

Noticia que fue bien acogida por la comunidad, pues desde hace muchos años que no se incorporaban nuevos especialistas al nosocomio provincial. Lo que deja en manifiesto que cuando se unen voluntades, en función del bien común, se logran alcanzar grandes metas como la llegada de nuevos especialistas a una zona rezagada como es Cauquenes. Quizás este sea el inicio para poder concretar el anhelo de todos: que el nuevo hospital no sólo sea “moderno”, sino que cuente con nuevas prestaciones para un mejor servicio a los usuarios.