Mejor condición para comercio exterior

(...) nos falta algo más para hacer de esta región una fuente permanente de intercambio comercial (...)

22 Noviembre 2018   3   Editorial   Gustavo Alvarado

En la jornada de ayer, en la Intendencia de la Región del Maule, se llevó a cabo una nueva reunión de la Mesa de Comercio Exterior, más conocida como Mesa Comex, instancia que reúne al mundo público y privado en torno al comercio internacional.
Las potencialidades de la región son muchas y ya son variadas las empresas de distintos tamaños que hoy en día se están atreviendo a posicionar sus productos en distintos mercados a lo largo y ancho del mundo. Siendo una región eminentemente agrícola, la comercialización desde esta parte del país está fijada mayoritariamente en las materias primas y en productos agroalimentarios.
No obstante, nos falta algo más para hacer de esta región una fuente permanente de intercambio comercial y eso está dado por la posibilidad de contar con el Paso Internacional Pehuenche con las condiciones para el tránsito de camiones con carga pesada. Son millones de dólares que anualmente estamos, como región, dejando de percibir porque no contamos con la infraestructura ni los permisos necesarios para poder hacer el control correspondiente y que el transporte de carga pueda ingresar y salir de nuestra Región del Maule a través del Paso Internacional Pehuenche.
Recordemos que mucha de la carga que nuestro país lleva al exterior vía terrestre desemboca en puertos del Atlántico, por lo tanto, no solo hablamos de intercambio comercial con Argentina, sino que son muchos más los países involucrados.
A su vez, los puertos chilenos mirando el Pacífico tienen alta demanda mundial y son muy bien vistos desde Argentina y desde el resto de países del cono sur de América. De ahí que desde hace un tiempo -y no poco tiempo- hay voces en la región maulina de la necesidad que contemos con nuestro propio puerto y que dicha infraestructura debiera ser la culminación del Paso Internacional Pehuenche, pensando en que la ruta terrestre debe ser parte de un corredor bioceánico, con infraestructura portuaria incluida en nuestras costas. Estamos entre los puestos de Valparaíso y el Biobío, pero por qué no soñar con producir y exportar desde esta misma tierra para el resto del mundo, ampliando de esta manera nuestras opciones comerciales a nivel internacional.