Mil pañuelos al viento en Cauquenes

En Cauquenes se vive el folclor todo el año, pero sin duda se vive de manera más intensa durante septiembre, donde es habitual que a diario niños y adultos vistan con orgullo sus coloridos trajes. Lo que muestra que acá las tradiciones campesinas se conservan y se respetan

08 Septiembre 2017   72   Editorial   Gustavo Alvarado

Con la finalidad de convocar a los jóvenes y niños a contactarse con la esencia de la identidad cultural nacional, a través de la libre interpretación de nuestras danzas tradicionales, los folcloristas Margot Loyola y Osvaldo Cádiz idearon el encuentro denominado “Mil Pañuelos al Viento”, la cual se reedita todos los años en distintos puntos del país.

Septiembre llegó y en las calles de Cauquenes se nota, se vive el mes de la Patria, al ver a los estudiantes vestidos y luciendo con orgullo sus respectivos trajes de huasa y huaso.

Está vez, la Municipalidad de Cauquenes, por intermedio de Dideco y la Casa de la Cultura organizó entre sus actividades que “dieciocheras” el famoso evento "Mil Pañuelos al Viento”, donde participaron los establecimientos educacionales más importantes de la comuna.

El quiosco ubicado en la Plaza de Armas de la ciudad fue el escenario escogido para esta ocasión, donde los estudiantes se lucieron danzando el baile nacional, con la participación del conjunto folclórico "Ranguileufú" del Hospital San Juan de Dios de Cauquenes.

En el frontis del edificio consistorial, la calle Antonio Varas, se repletó de niños, profesores y orgullosos padres y apoderados, congregando una multitud de personas, quienes no quisieron estar ausentes de este significativo momento.

Bajo un cielo azul, en una tarde calurosa los niños bailaron y disfrutaron de la cueca, con sus coloridos trajes vibraron con cada interpretación del conjunto folclórico del hospital, quienes también fueron ovacionados por la impecable presentación.

En Cauquenes se vive el folclor todo el año, pero sin duda se vive de manera más intensa durante septiembre, donde es habitual que a diario niños y adultos vistan con orgullo sus coloridos trajes. Lo que muestra que acá las tradiciones campesinas se conservan y se respetan