Movimiento feminista en Chile

17 Mayo 2018   10   Editorial   Gustavo Alvarado

Durante la mitad del siglo XX surge en Chile el Movimiento Pro-Emancipación de las Mujeres de Chile -MEMCH-, quienes tomaron como bandera de lucha lograr la igualdad jurídica, política y por el acceso paritario al mercado laboral entre hombres y mujeres.
En esos tiempos la palabra “emancipación” era considerada como sinónimo de “libertinaje”. Sin duda que esta organización multiclasista marcó una etapa significativa en la historia social y política de las mujeres.
Fueron las primeras generaciones de mujeres que accedieron a estudios superiores y mujeres trabajadoras, las que levantaron la voz para exigen una mayor participación femenina en el ámbito público.
“Las memchistas” combinaron la lucha social con la de género, haciendo públicas sus demandas por los derechos civiles y políticos para las chilenas y la protección de la maternidad obrera, debido al creciente segmento de trabajadoras en nuestro país. Su trabajo se alzó hasta la obtención del sufragio femenino universal.
Entre las feministas pioneras se destacan Elena Caffarena, Olga Poblete, Marta Vergara y Graciela Mandujano, reconocidas históricamente tanto por sus trayectorias en el ámbito político e intelectual.
Parece loable destacar el trabajo desarrollado por esas mujeres, sobre todo tras las movilizaciones feministas que se han desarrollado en el país para visibilizar la violencia de género.
Tras la histórica toma del Instituto Nacional por cien alumnas del Liceo Carmela Carvajal, muestra el rechazo ante los abusos a los cuales se han visto expuestas las mujeres, por algunas acciones que están instauradas en una sociedad machista y tradicional como la nuestra.
Que las mujeres manifiesten y denuncien cuando son agredidas, acosadas y violentadas, muestra el empoderamiento del sector lo que ha permitido que se hable de violencia de género; que se legisle contra el abuso y acoso sexual.
El 16 de mayo marcará precedente en la historia de los movimientos feministas chilenos. Pues la movilización se realizó en las principales ciudades del país, convocando a un importante número de mujeres -y hombres, que apoyan la reivindicación.
Las nuevas generaciones tomaron conciencia y hacen valer sus derechos. Resultado de un largo trabajo que ha desempeñado organizaciones como la Fundación Prodemu, quienes desde 1990 con el objetivo de facilitar la participación, organización y desarrollo integral de la mujer, ha permitido que temas como la “equidad de género”, no sea algo desconocido.
Estamos en una nueva etapa, donde las hijas y nietas de esas mujeres, levantan bandera de lucha para ejercer derecho y respeto por su condición. Se trata de mujeres que exigen no ser violentadas. Si vemos estos movimientos desde una perspectiva inclusiva, siempre será un aporte para hacer de nuestra sociedad un mejor lugar.