Necesaria ley de acompañamiento

Este instrumento otorga a los padres la posibilidad de ocuparse del cuidado de sus hijos enfermos

29 Diciembre 2017   10   Editorial   Gustavo Alvarado

La Presidenta de la República, promulgó ayer la denominada Ley Sanna, que crea un seguro obligatorio de carácter solidario que beneficia a los padres y madres trabajadores de menores afectados por una condición grave de salud, para que puedan ausentarse justificadamente de su trabajo durante un tiempo determinado a través de una licencia médica.
“Con esta ley hoy estamos creando el Seguro para el acompañamiento de los niños y niñas, SANNA. Respondemos así con contundencia, con responsabilidad y visión de Estado a una sentida demanda de los padres de niños que tienen condiciones graves de salud, como el cáncer, la necesidad de realizar un trasplante, la fase o estado terminal de la vida y los accidentes graves y de alto riesgo vital”, sostuvo la Mandataria.
Este instrumento otorga a los padres y las madres que son trabajadores, la posibilidad de ocuparse personalmente del cuidado, atención y acompañamiento de su hijo o hija durante su enfermedad y, durante este tiempo, justificar su ausencia temporal al trabajo, con la posibilidad de reintegrase posteriormente a él y mantener un ingreso para cubrir las necesidades de su familia, recibiendo un subsidio.
Se trata de un seguro obligatorio, solidario y contributivo, que se financia con una cotización muy pequeña que pagan actualmente los empleadores. Es decir, no significa un nuevo aporte, sino redestinar los recursos.
Serán beneficiarios de este seguro todos los trabajadores dependientes, tanto del sector público como del sector privado, los trabajadores independientes que cotizan y los trabajadores temporales que se encuentren cesantes y cumplan los requisitos establecidos.
En Chile, existen más de 3 millones de padres y madres que son trabajadores con al menos un hijo menor de 18 años y se estima que existen 4 mil niños afectados por algunas de las contingencias graves de salud: cáncer, trasplante, desahucio y cuidados paliativos de cáncer y accidentes graves.
“Este proyecto que hoy se convierte en ley, ha sido un ejemplo en muchos sentidos, y es algo que es importante desatacar y valorar, porque demuestra que cuando todos trabajamos juntos, nos escuchamos y resolvemos las diferencias, se generan buenas políticas, que son respuestas concretas para los problemas de las personas”, afirmó la Jefa del Estado.
Se trata de una importante ley que viene a cumplir una función de carácter humanitario, ya que permite que padres y madres puedan, en definitiva, estar junto a sus hijos en etapas que muchas veces son cruciales.