No al hilo curado

En Chile, cada año se fabrican más de 20 millones de volantines, concentrando su venta mayoritariamente en septiembre.

31 Agosto 2017   6   Editorial   Gustavo Alvarado

A menos de un mes de las Fiestas Patrias, la empresa Enel y Carabineros de Chile dieron inicio a la campaña “Volantín Seguro”. El escenario escogido fue el tradicional parque O’Higgins, lugar donde todos los años se realiza la Parada Militar, pero además es el sitio favorito de los santiaguinos para encumbrar volantines y cometas.

En la ocasión, los asistentes y responsables de la actividad dieron especial énfasis en la prevención de la práctica del volantín y especialmente en la utilización de hilo curado, cuyo uso y producción está sancionada por la ley desde el 2013.

Este elemento es considerado uno de los causantes de graves cortes, poniendo en especial riesgo a los motociclistas, quienes si se cruzan con un “hilo curado”, puede ser fatal. Además, provoca otras serias lesiones en las manos, la cara y la cabeza de los niños y jóvenes que lo utilizan.

Este es un tipo de hilo de tela recubierto por un pegamento, principalmente cola fría más un abrasivo como cristal, vidrio o polvo metálico. Era habitual su uso para el juego de la comisión, el cual consistía en derribar y/o cortar el hilo de la cometa o volantín del contrincante. Pero, si la idea es disfrutar de una tradicional actividad dieciochera, festejar sin inconvenientes, lo recomendable es usar el “hilo sano”.

Por otro lado, para los técnicos de las empresas eléctricas el “tiempo de los volantines” no es más tranquilo del año, al ser causante de incendios o cortocircuitos, al afectar a las torres y cables que prestan el servicio.

Por ello, la campaña “Volantín Seguro” considera la difusión por parte de la empresa eléctrica, de un “Mapa seguro”, en cual se marcan lugares aptos para la práctica del volantín en la Región Metropolitana en aquellas zonas y sectores amplios que no cuentan con tendido eléctrico. Acción que es absolutamente replicable en nuestra región, entendiendo que acá existen amplias zonas donde se pudiera elevar volantines, siempre está el riesgo de que muchos van tras uno “cortado”, con la intención de atraparlo, sin medir el peligro de ser atropellado por vehículo.

Como ciudadano se tiene la responsabilidad de asumir y considerar las recomendaciones que la autoridad entrega para resguardar el bienestar individual y familiar durante este “18”.  Partiendo por no usar metal o papel de aluminio en la elaboración del volantín; no ocupar hilo curado (en base a vidrio molido), ni nylon; comprobar que el lugar de elevación sea seguro; no elevar volantines cerca del tendido eléctrico; no trepar por postes, torres de alta tensión, ni árboles para rescatar un volantín; no cruzar calles a la hora de elevar volantines, de modo de no generar accidentes por distracción.

En Chile, cada año se fabrican más de 20 millones de volantines, concentrando su venta mayoritariamente en septiembre. Sin duda, el disminuir los riesgos de accidentabilidad durante la celebración de estas Fiestas Patrias es una misión de toda la comunidad. Si así se asume, así será el éxito de la campaña, sin nada que lamentar.