No al racismo ni la xenofobia

La inmigración ha llegado a esta tierra para quedarse y ser un aporte

29 Noviembre 2017   15   Editorial   Gustavo Alvarado

La semana pasada este medio dio a conocer la fotografía de un rayado racista que nos debería llenar de vergüenza, ya que en plena 2 Norte alguien pintó con letras negras “No + negros”, lo que posteriormente se repitió en otros sectores de la ciudad de Talca.
Lamentable noticia que da cuenta de un hecho aislado, pero que debe alertarnos respecto de eventuales actos xenófobos en nuestra comunidad.
Durante los últimos años, y en particular este 2017, ha existido una creciente corriente de personas que vienen a Chile en busca de mejores oportunidades, dadas las difíciles condiciones en sus países natales. Es el caso de peruanos, colombianos, venezolanos y haitianos, entre muchas otras nacionalidades.
Su llegada a Chile y a nuestra región del Maule se ha constituido en una novedad y su trabajo comienza a ser un aporte para el desarrollo. Se trata de personas que vienen con la idea de buscar aquí la forma de lograr sus sueños y aplicar sus conocimientos y esfuerzo para contribuir a sus patrias adoptivas.
La recepción por parte de los maulinos ha sido, en general, cordial y positiva. Poco a poco los inmigrantes se han ido incorporando al mundo laboral con entusiasmo y dedicación, en trabajos que abarcan una amplia gama desde temporeros a profesionales.
Sin embargo, nuestro país ha demostrado no estar preparado para enfrentar este desafío y la legislación no prevé las necesidades del mundo de hoy, ya que las normas están vigentes desde la década de los 70.
Son múltiples los problemas que deben enfrentar los migrantes. Desde largas filas para realizar trámites, hasta abusos que se cometen contra ellos por parte de inescrupulosos.
Por estos días, un incendio afectó una casa donde vivían por lo menos 20 haitianos que quedaron literalmente en la calle, pero que denota la existencia de una situación potencialmente muy peligrosa, ya que Bomberos ha advertido la necesidad de fiscalizar los arriendos a estas personas para evitar situaciones que podrían tener fatales consecuencias.
Las medidas que han adoptado las autoridades son insuficientes para absorber la demanda en los más diversos campos, por lo que es necesario tomar real conciencia y actuar en consecuencia.
La inmigración ha llegado para quedarse y ser un aporte. El deber nuestro es acogerlos y repudiar cualquier actitud discriminatoria que no tiene nada que ver con el espíritu abierto e inclusivo que siempre ha caracterizado al maulino.