Nueva Ley de Migraciones

Lo importante, es generar un conjunto de normas que garanticen los derechos de los inmigrantes y, al mismo tiempo, evite la llegada indiscriminada de personas.

23 Agosto 2017   6   Editorial   Gustavo Alvarado

La Presidenta de la República firmó esta semana el proyecto de Ley de Migraciones, que moderniza la normativa existente en esta materia y que era amplia y transversalmente requerido dado el importante aumento de las personas que buscan nuevas oportunidades en nuestro país. La actual legislación data de hace varias décadas y se hacía insuficiente para responder a los actuales requerimientos.

Al presentar el texto, la mandataria recalcó que “Chile es un buen país para vivir, trabajar o estudiar. Por eso que va a seguir llegando gente que anhela realizar sus proyectos en nuestra tierra, ya sea porque su país atraviesa por una situación crítica, ya sea por motivos personales. Y son migrantes que, en su abrumadora mayoría, vienen a sumarse al proyecto colectivo llamado Chile, a aportar con su esfuerzo y su honestidad. Y traen consigo sus capacidades y dignidad”.

El proyecto de Ley, que considera la creación de un Registro Nacional de Extranjeros que será administrado por la Subsecretaría del Interior, tiene cuatro ejes: un sistema de principios, derechos y deberes; la regulación del ingreso, salida y las categorías migratorias; un procedimiento administrativo sancionatorio; y un sistema nacional de política migratoria, con el fin de evitar que las personas sean víctimas de redes de tráfico o de trata; proteger los derechos de las personas que migran a nuestro país y establecer un catálogo de obligaciones que deben cumplir, que van desde solicitar permisos conforme a la ley, entregar información fidedigna y comunicar su domicilio, manteniéndolo actualizado.

Establece, además, un catálogo de causales de prohibición de ingreso a nuestro territorio, entre otros, usar documentos falsos o adulterados, tener vigente una prohibición de ingreso, o haber sido condenados, tener juicios pendientes o estar prófugos por asociación ilícita, terrorismo, tráfico ilícito de drogas o armas, lavado de activos o trata de personas, entre otros.

En caso de infracciones graves, se instituyen causales que facultarán decretar la expulsión del territorio nacional, como infringir la prohibición de ingreso, presentar declaraciones o documentos falsos, realizar actividades remuneradas como turista sin permiso, entre otros.

Igualmente, propone una nueva regulación de los permisos de ingreso al país, con lo que quienes lleguen a nuestro territorio deberán solicitar permiso de acuerdo al motivo del viaje, ya sea como turista, visitante, de residencia temporal y cuando se cumplan los requisitos podrán optar al de residencia definitiva.

También, protege especialmente la situación de los niños y niñas que llegan a nuestro territorio, independiente de la situación de sus padres.

El mencionado proyecto de ley debería ingresar en los próximos días al Congreso Nacional, donde se conocerán detalles y alcances. Lo importante, es generar un conjunto de normas que garanticen los derechos de los inmigrantes y, al mismo tiempo, evite la llegada indiscriminada de personas.

El aporte de los extranjeros ha sido históricamente positivo y no cabe ninguna duda que seguirá siendo así, pues todos son bienvenidos a construir colectivamente un futuro mejor para todos.