Nuevo concejo

Al momento de explicar el arribo de nuevos nombres, sin dudas que el denominado “Caso Concejales” se constituyó en el principal factor

06 Diciembre 2016   15   Editorial   Gustavo Alvarado

Esta tarde, a partir de las 20.00 horas en el Teatro Provincial de Curicó se llevará a cabo la respectiva sesión donde asumirá el nuevo concejo municipal para la citada comuna. Tras la elección del pasado mes de octubre, los vecinos zanjaron que al menos cinco de los ocho ediles serán “rostros nuevos”, lo que habla de cierta “renovación”. En todo caso, tomando en cuenta las colectividades políticas a las que pertenecen, en términos generales, en realidad en dicha instancia se mantendrá el “orden” que ya estaba presente, con tres cupos para el pacto Chile Vamos (dos UDI y un RN) y cinco para la Nueva Mayoría (dos DC, un PPD, un PS y un PR), lo que confirma que el reelecto alcalde, Javier Muñoz (DC) dispondrá de un piso a su favor a la hora de conseguir apoyo para concretar iniciativas o proyectos. Al momento de explicar el arribo de nuevos nombres, sin dudas que el denominado “Caso Concejales” se constituyó en el principal factor. La formalización de la totalidad de los ediles por el delito de fraude al fisco, motivó a algunas colectividades a descartar de antemano a algunas cartas, que ni siquiera pudieron repostular. Se trató de un “costo” que prefirieron asumir, dando una señal de probidad y transparencia, gestos que precisamente la comunidad espera de ellos. Tal fue el caso de lo hecho por RN, el PS y la DC. El segundo filtro fue lo que ocurrió el propio domingo 23 de octubre pasado en las urnas, cuando otros dos nombres se quedaron en el camino (un UDI y un independiente, pero que había llegado al concejo de la mano del PS). Por su parte, dentro de las próximas semanas, Jaime  Canales, Mario Undurraga (ambos UDI) y Leoncio Saavedra (PR), quienes fueron los únicos que consiguieron su permanencia, tendrán algo más de claridad respecto a lo que será su futuro en la citada causa, escenario que dependerá del desenlace que se presente (por ahora, va encaminado hacia un juicio simplificado). En la previa, varios de los próximos concejales han señalado que no quieren cometer “los errores” o las “malas prácticas” en las que incurrieron sus antecesores. De hecho, uno de ellos ya manifestó que no aprobará la entrega de recursos municipales, para que sean destinados en “viajes de capacitación”, ítem desde donde surgieron las imputaciones que aún permanecen vigentes, ligadas al delito de fraude al fisco. Sin la carga de quienes se van, dependerá de los nuevos ediles dejar en el pasado ese negativo cartel, que incluso traspasó las fronteras de nuestra ciudad y región, transformándose en un tema país. En sus manos estará cumplir con la función principal ligada a un cargo de tal naturaleza, como es la de fiscalizar.