Nuevo impasse con Bolivia

Es importante, entonces, que las autoridades chilenas no caigan en las provocaciones del vecino país, pero al mismo tiempo mantengan una actitud de firmeza para no permitir que se falte el respeto o se pongan en peligro principios básicos para la convivencia de nuestros pueblos.

29 Marzo 2017   4   Editorial   Gustavo Alvarado

Es sabido que históricamente las relaciones con Bolivia han navegado por aguas tormentosas y son numerosos los desencuentros que se producen de tiempo en tiempo debido a la aspiración marítima del país altiplánico.

En los últimos años ha habido varios episodios y presentaciones ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, tanto por parte de Bolivia que exige negociaciones con Chile, como de nuestro país sobre el carácter internacional del río Silala.

La semana pasada Carabineros detuvo a dos soldados armados y siete funcionarios de aduanas del vecino país cuando se encontraban en territorio chileno. Fueron acusados de intentar robar camiones, mientras que las autoridades bolivianas han rechazado esa denuncia y han insistido en que los militares y los funcionarios aduaneros realizaban un operativo contra el contrabando en territorio boliviano y no en el chileno.

Frente a una escalada de declaraciones, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile decidió ayer no otorgar la visa solicitada para el Ministro de Defensa del Estado Plurinacional de Bolivia, Reymi Ferreira, quien pretendía visitar a los detenidos.

La Cancillería explicó que esta decisión se fundamenta en que ya se encuentran en el país prestando la debida asistencia consular a los ciudadanos bolivianos detenidos tanto la Viceministra de Gestión Institucional y Asuntos Consulares, embajadora Carmen Almendras como el Cónsul General de Bolivia en Arica, Elmer Catarina. A ellos se sumará Liliana Guzmán, Directora General de Derechos Humanos e Interculturalidad de las Fuerzas Armadas bolivianas, con el mismo propósito.

Agregó que “los términos destemplados a los que ha recurrido el Ministro de Defensa para referirse a Chile, sus alusiones injuriosas al Gobierno y a la persona de S.E. la Presidenta de la República, así como su llamado a un boicot de los productos chilenos, claramente desaconsejan su presencia en nuestro país”.

La determinación chilena está en consonancia con la creciente agresividad de las autoridades altiplánicas encabezadas por el presidente Evo Morales, quien no desaprovecha oportunidad alguna para atacar con virulencia a nuestro país.

Sin duda, el tema de la aspiración marítima boliviana ha sido utilizado con fines políticos durante décadas por los gobernantes de La Paz y esta vez no es la excepción, puesto que el mandatario boliviano busca eternizarse en el poder, lo que ha sido rechazado en un referéndum, el que aspira a repetir para ver si la suerte cambia.

Es importante, entonces, que las autoridades chilenas no caigan en las provocaciones del vecino país, pero al mismo tiempo mantengan una actitud de firmeza para no permitir que se falte el respeto o se pongan en peligro principios básicos para la convivencia de nuestros pueblos.