Nuevo paso hacia la descentralización

La primera elección por sufragio universal en votación directa de gobernadores regionales se verificará en la oportunidad que determine la ley orgánica constitucional respectiva

09 Noviembre 2016   7   Editorial   Gustavo Alvarado

La Cámara de Diputados aprobó ayer la reforma constitucional que dispone la elección popular del órgano ejecutivo del gobierno regional, con lo que este anhelado proyecto ha dado un nuevo paso hacia su materialización.

La iniciativa crea en la Constitución la figura del gobernador regional, a cargo de presidir el consejo regional y las demás funciones y atribuciones que la ley orgánica - actualmente en trámite en el Senado- determine.

Esta autoridad será elegida conjuntamente con los consejeros regionales, por sufragio universal, en votación directa. Será electo el candidato a gobernador regional quien obtenga la mayoría de los sufragios válidamente emitidos y siempre que dicha mayoría sea equivalente, al menos, al cuarenta por ciento de los votos válidamente emitidos. Durará en el ejercicio de sus funciones por el término de cuatro años, pudiendo ser reelegido consecutivamente solo por un período.

También se regula el caso de una eventual segunda vuelta, las situaciones de vacancia en el cargo y determina que la ley orgánica constitucional respectiva establecerá las causales de inhabilidad, incompatibilidad, subrogación y cesación del cargo de gobernador regional. Además, especifica que una vez al año el gobernador regional dará cuenta pública del estado administrativo y político de la región ante el consejo regional.

En tanto, el Presidente de la República tendrá la atribución de nombrar y remover a su voluntad a los secretarios regionales presidenciales y secretarios provinciales presidenciales, quienes vienen a reemplazar a los actuales intendentes y gobernadores, como figura del Ejecutivo en cada región.

La primera elección por sufragio universal en votación directa de gobernadores regionales se verificará en la oportunidad que determine la ley orgánica constitucional respectiva y una vez promulgada la ley orgánica constitucional que determina la forma y el modo en que el Presidente de la República podrá transferir a uno o más gobiernos regionales, en carácter temporal o definitivo, una o más competencias.

El diputado Guillermo Ceroni  destacó que este es un gran paso en el proceso de regionalización, y recordó que este proyecto es una reforma constitucional, que por tanto no debe detallar las atribuciones y facultades, lo que corresponde a la ley orgánica constitucional que se tramita en forma paralela.

Sin embargo, el diputado Germán Becker cuestionó el texto y dijo que "este proyecto es más de participación que de descentralización", y recalcó que “es necesario saber, efectivamente, qué atribuciones y competencias tendrá finalmente la nueva autoridad".

Sin duda, es una legítima aspiración que se deberá esclarecer durante las próximas semanas, lo mismo que la fecha en que se elegirá a estos representantes populares. Existe, en este sentido, el fundado temor que no sea en 2017, sino que en años posteriores.