Nuevo persa para Linares

Este persa vendría a recuperar un espacio que hoy día es un punto de conflicto, nido de alcohólicos y drogadictos, recordando que estas instalaciones fueron destruidas por el mega terremoto de 2010.

03 Septiembre 2016   10   Editorial   Gustavo Alvarado

 Durante los últimos días las autoridades locales y técnicas dieron cuenta de una inversión de alto impacto para la zona y que se espera puede ser, pese a los problemas financieros, priorizada por los estamentos nacionales y regionales, y que tiene que ver con la construcción de un nuevo edificio persa para Linares.

La iniciativa será presentada, dentro de los próximos meses a las distintas fuentes presupuestarias. La idea es que el lugar sea un polo de desarrollo en la ciudad y por sobre todo les dé  dignidad en su fuente de empleo a los vendedores ambulantes de la Feria Salida Cuellar o conocidos como “coleros”, ubicados actualmente en el sector sur-poniente.

El gasto considera  un edificio de dos pisos que albergará 102 locales comerciales de 3x3 metros, baños para locatarios, estacionamientos, terraza, patio de comidas, baños públicos, oficinas de administración y seguridad, zona de carga y descarga, áreas verdes y un paseos de acceso peatonal. Todo por el orden de los 2 mil millones de pesos.

El jefe de la Secretaria Comunal de Planificación de la Municipalidad de Linares, Luis Álvarez, indicó que se trata de un gran edificio que se pretende construir en la esquina de calle Maipú con Januario Espinoza, donde funcionaba la dirección de Vialidad, en las inmediaciones de la línea férrea. En la planta baja se contemplan  los locales y en el segundo un patio de comidas, locales comerciales y una terraza, y servicios higiénicos para locatarios y para el público.

El edil de la comuna Rolando Rentería expresó que “estamos ante un proyecto realmente interesante que hemos estado trabajando en conjunto y que hoy esperamos que toda esta gente, los 90 feriantes de salida Cuellar que cuentan actualmente con permiso municipal, puedan integrar este complejo. Es un gran edificio para 120 comerciantes, que significa entregarles un espacio digno para su trabajo”, aseveró.

Por su parte  Marcelo Espinoza, presidente del Sindicato Persa Linares comentó que “para nosotros es una inmensa alegría porque después de cuatro años de una lucha intensa podemos ver reflejado nuestro esfuerzo. Empezamos trabajando en la calle y ahora nos proyectamos a un lugar digno donde poder desempeñarnos en invierno o verano, sin tener los problemas de lluvia o calor. Hemos golpeado puertas, hemos sido perseverantes y hemos trabajado muy seriamente y en forma transparente, yo pienso que este es un premio  a la perseverancia de nuestro esfuerzo”.

Una aspiración tremendamente significativa y una oportunidad de llevar mayor confort a estas modestas personas. Además, por fin, demuestra el interés por abordar el tema del comercio ambulante recordando los problemas que se presentan en puestos sensibles para la comuna como son el paseo peatonal “Virgen del Carmen”, calle Januario Espinoza, avenida Brasil y calle Maipú.

El futuro alcalde de Linares (Mario Meza de RN o Fresia Yáñez del PPD) tendrá la gran responsabilidad de ordenar la ciudad y definir en qué puntos debe o no funcionar el comercio callejero, ampliamente criticado por la Cámara de Comercio. Lo relevante es que hay acciones de apoyo y que ahora depende de la voluntad de  la autoridad entregar los recursos que faciliten la materialización de este tipo de obras.

Este persa vendría a recuperar un espacio que hoy día es un punto de conflicto, nido de alcohólicos y drogadictos, recordando que estas instalaciones fueron destruidas por el mega terremoto de 2010.