Obras de adelanto

Se requiere una visión realista con la mirada puesta en el futuro para repensar la ciudad

07 Diciembre 2016   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Por estos días se ha observado el avance de una serie de obras en distintos puntos de la capital regional que apuntan a mejorar la transitabilidad de la ciudad y que tendrán un positivo impacto en la calidad de vida de los talquinos y los visitantes.

Nuestra ciudad ha experimentado en los últimos años un explosivo crecimiento que ha ampliado los límites y, al mismo, tiempo, ha generado un parque automotriz que ha saturado algunos puntos que se han convertido en verdaderas pesadillas en las horas punta.

La urbe ha carecido históricamente de una planificación vial y es así como vemos que hay nudos producto de pasajes, calles y avenidas sin una línea maestra y que, en muchos casos, constituyen verdaderos laberintos.

De ahí que se requiere una visión realista con la mirada puesta en el futuro para repensar la ciudad y su circulación de personas y vehículos para construir una metrópoli armoniosa y amigable.

Hay trabajos en la 11 Oriente, donde comenzó la pavimentación de un sector donde próximamente se remodelará el puente sobre el Canal Baeza poniendo fin a una situación absurda y que obliga a conductores y peatones a extremar sus recursos, constituyendo un foco constante de peligro.

Los mismo se está haciendo en la 2 Norte con Las Rastras, donde una empresa privada pavimentó la calle, lo cual brinda una anhelada salida a los vecinos del sector.

Lo mismo ocurre con dos pasos peatonales en la Plaza de la Bandera, en 2 Sur 7 y 8 Oriente.

También comenzó una nueva fase la remodelación del cruce Varoli, donde se construirán dos puentes 40 metros al norte y al sur del actual viaducto sobre la ruta 5. Lo mismo ocurrirá con la ampliación de la avenida San Miguel entre Las Rastras y este punto.

La avenida Lircay, en la entrada norte de Talca, por fin parece comenzar a moverse después de años –sino décadas- de infructuosos estudios y promesas.

También avanza la doble vía a San Clemente que constituirá una gran solución para el creciente tránsito hacia la zona y que canalizará el ingreso de turistas y viajeros que transiten a través del Paso Pehuenche.

Quedan proyectos pendientes como el radial nororiente que constituye una gran necesidad y el par 6-8 Sur también de vital importancia.

Sin embargo, son obras que resolverán problemas a corto plazo o mediano, pero que si la ciudad sigue creciendo al ritmo que lo ha hecho en los últimos años, son claramente insuficientes.

Es hora de constituir un comité transversal con representantes de diversas organizaciones y actividades para pensar la ciudad que queremos para, entre todos, contribuir al desarrollo de planes viables y sustentables.