Ojo con el hilo curado

El llamado es a la responsabilidad con uno mismo y con el resto de la sociedad puesto que la imprudencia puede causar daños permanentes en personas inocentes.

02 Septiembre 2016   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Ha comenzado el Mes de la Patria y con él llegan los aires de septiembre que llaman a elevar volantines. El cielo se llena de multicolores figuras que desafían al viento y a la alegría.

Sin embargo, aparecen también los problemas asociados a la práctica de este  deporte y que provocan accidentes que pueden causar  graves secuelas e, incluso, la muerte.

Entre los riesgos vinculados a esta práctica destacan los casos de personas que sufren quemaduras muy graves por entrar en contacto con cables de alta tensión.

Lo accidentes provocados por la mala manipulación del volantín también pueden producir otros tipos de lesiones como traumatismos y contusiones, ocasionados por las caídas originadas al intentar rescatar éstos desde los postes, torres de alta tensión y árboles.

Pero uno de los peligros más graves es el uso del llamado hilo curado en los volantines. Se trata de material al cual se le adhiere vidrio molido con cola fría u otro adhesivo, con lo cual se transforma en un elemento muy abrasivo y capaz de cortar.

La mayoría de los accidentes afectan a niños y jóvenes que sufren cortes en las manos o en el rostro, quedando con marcas para el resto de sus vidas.

Además, se expone a terceros, puesto que la mayoría de las personas accidentadas señala haber encontrado el hilo curado en la vía pública. Las heridas en el rostro fueron clasificadas como graves debido a la extensión y profundidad de la lesión, ya que muchos circulaban en moto o bicicleta.

Desde el año 2011 se ha reportado una veintena de accidentes provocados por este peligroso elemento, uno de los cuales corresponde a este año.

Por ello, se lanzó una campaña impulsada por la seremi de Salud, Carabineros y CGE para prevenir y no tener que lamentar situaciones que empañen estas celebraciones.

Asimismo, la idea es denunciar los lugares donde se fabrica clandestinamente hilo curado que prolifera en estas fechas y a educar a los menores sobre esta conducta. Además, la venta, uso y tenencia de hilo curado está prohibida por ley.

El uso de hilo curado para elevar volantines y sus similares constituye un riesgo para la salud y la seguridad de las personas.

El llamado es a la responsabilidad con uno mismo y con el resto de la sociedad puesto que la imprudencia puede causar daños permanentes en personas inocentes.