Para vivir un invierno sano

Siempre será más conveniente “prevenir” que “curar”.

27 Julio 2017   6   Editorial   Gustavo Alvarado

Cauquenes amaneció bajo un manto de escarcha pues la baja de temperaturas, más la humedad del ambiente se hace sentir. Situación propia de la época de invierno, lo cual hace prever que se esté más propenso a adquirir alguna patología respiratoria, que podría complicar vivir un invierno sano.

Si bien cada día estamos más expuestos al  frío, no es del agrado de muchos andar abrigado. A eso se suma que en este tiempo muchos hacen el esfuerzo de calefaccionar al máximo sus casas, lo que “sin querer”, pone en riesgo la salud, por los cambios de temperatura repentinos.

A raíz de ello, se hace necesario aclarar que para tener un ambiente climatizado saludable, la temperatura no debiera superar en invierno los 19 a 20 grados y, en la noche, un par de grados menos para un dormir sano. Son los cambios bruscos de temperatura entre el interior y el exterior los que generan y favorecen las infecciones virales.

 Si tiene una estufa a parafina, gas o catalítica, préndala en el exterior y déjela ahí por 15 minutos; manténgala encendida solo por unas horas y en un recinto ventilado hacia el exterior. Jamás,  apague las estufas dentro de la casa. Ventile diariamente las habitaciones. Mantenga en buen estado sus estufas. No levante polvo al barrer. No olvide limpiar diariamente el polvo que se deposita en las estufas.

No usar –por nada- los humificadores de aire o poner recipientes con agua sobre las estufas, son medidas dañinas que solo humedecen el ambiente e incentivan la generación de hongos.

Si bien tomar medidas preventivas nos ayudan a evitar contraer algunas enfermedades, no nos hacen inmune. Por tanto, más de un resfrío o gripe vamos a adquirir, la idea es que éstas sean tenues, que se pueda manejar en el hogar y no llegar a un centro asistencial con alta demanda de usuarios, pues es evidente que podría –incluso- salir más enfermo.

Los establecimientos de salud reforzaron sus equipos clínicos, por concepto de “Campaña de Invierno”, lo que permitió al Hospital San Juan de Dios de Cauquenes no sólo aumentar dotación de profesionales y de técnicos paramédicos en distintos servicios, sino que cuentan con atención kinésica de lunes a domingo, supliendo una necesidad que se generaba con los pacientes con patologías respiratorias.

Se vive el invierno y los servicios están listos para enfrentarlo. Y la comunidad, como usuarios del sistema, tenemos la responsabilidad de cuidarnos para evitar enfermarnos. Siempre será más conveniente “prevenir” que “curar”.

Hay una herramienta dispuesta por el Ministerio de Salud, que es la plataforma telefónica “Salud Responde” (600 360 77 77), la cual brinda información, apoyo y educación en salud a todo el país, las 24 horas del día, durante todo el año.

“Salud Responde” no sólo se utiliza para solicitar hora de atención en algún establecimiento de salud. Es mucho más que eso, al poner a disposición de la comunidad un equipo multidisciplinario –médicos, enfermeras, matronas y psicólogos- pues son los encargados de orientar a los usuarios desde preguntas clínicas, hasta cuáles son  los derechos y beneficios que ofrece la red de salud.

La plataforma puede ser acompañadora de procesos, incluso si toca enfrentar una  situación de urgencia. Pues al comunicarse con “Salud Responde” un profesional de salud podrá brindar atención inmediata vía telefónica, indicando los primeros auxilios, y de ser necesario realizará la coordinación con el SAMU para el traslado a un centro asistencial. Permitiendo así, ganar minutos vitales para la recuperación del enfermo.

Sin duda,  todas las medidas se deben considerar y usar, al estar al servicio para que la comunidad “pase” este invierno sano, sin ninguna enfermedad que lamentar.