Peligro en ríos, lagunas y embalses

Estamos iniciando la temporada veraniega por lo que hay que tomar conciencia sobre el autocuidado

13 Diciembre 2017   9   Editorial   Gustavo Alvarado

El fin de semana pasado el Grupo de Operaciones Especiales de Carabineros realizó el rescate de una madre y su hijo que fueron arrastrados por casi cinco kilómetros cuando se bañaban en un lugar no autorizado del río Maule. Se trató de un operativo que empleó hasta un helicóptero de la institución y que finalizó positivamente gracias a la preparación de los efectivos policiales.
Sin embargo, las cifras muestran que este año se han efectuado 11 salvatajes exitosos y otros 16 de personas que perdieron la vida, lo que es superior a lo registrado el año pasado. De ahí la importancia de evitar sitios peligrosos o beber alcohol.
A nivel nacional, 23 personas fallecieron en el verano 2016-2017 en accidentes registrados en las playas, cifra menor a la temporada anterior en que la cifra llegó a 30.
Niños y adultos se ven expuestos a sufrir algún accidente en ríos, lagunas, embalses o playas. Por ello, es preciso incentivar las medidas de cuidado y autocuidado, para evitar que sigan ocurriendo muertes por esta causa.
La asfixia por inmersión es una de las principales causas de muerte en niños de un año de edad y la cuarta a nivel mundial. A esto se suma el gran número de pequeños que cae al agua y queda con secuelas neurológicas que pueden resultar invalidantes.
Es preciso incentivar las medidas de cuidado y autocuidado, no solo en los adultos, sino que especialmente en los niños. La asfixia es el accidente más común en piscinas, especialmente en menores de edad, el cual puede resultar fatal o con graves secuelas neurológicas, dependiendo del tiempo que tarde una persona accidentada en recibir ayuda.
De acuerdo a la opinión de médicos expertos, la falta de oxígeno daña los órganos, siendo el cerebro el más sensible a sufrir secuelas permanentes. Incluso, puede llevar al corazón a un paro. Por eso es vital la atención inmediata, entregando al accidentado desde el primer minuto reanimación cardiopulmonar (RCP).
Estamos iniciando la temporada veraniega por lo que es importante tomar conciencia sobre el autocuidado para no bañarse en sitios que no están habilitados para ello. Las cifras señalan que no existe una cultura de la prevención por lo que se deben incentivar talleres de primeros auxilios en los colegios, en los centros deportivos, al personal de las piscinas públicas, a quienes cumplen el rol de salvavidas, a Carabineros, a todos quienes trabajen en organizaciones públicas que tengan relación directa con las personas.
En la época en que muchos buscan descansar, es preciso estar alertas especialmente con los menores en zonas aledañas a cursos de agua.