Pensión de gracia a bomberos

(...) se le hace presente al Ejecutivo la necesidad de reconocer la ardua y abnegada labor de los bomberos

17 Febrero   9   Editorial   Gustavo Alvarado

Según datos de la Junta Nacional de Bomberos, en Chile, actualmente, existen 313 Cuerpos de Bomberos, con más de 1.200 hombres y mujeres que operan de forma voluntaria. Y esto es algo que caracteriza al conjunto de personas que se dedican al combate de las llamas en nuestro país. Somos uno de los muchos países en que existen Cuerpos de Bomberos voluntarios, sin recibir salario y obteniendo recursos de distintas fuentes, como por ejemplo, donaciones, recursos fiscales, incluso del propio dinero de los voluntarios para comprar material, equipos y entrenamiento del personal.
Ante esta realidad, en la Cámara de Diputados se aprobó un proyecto de resolución que solicita al Presidente de la República instruir la elaboración de un catastro respecto de los voluntarios de los Cuerpos de Bomberos que cuentan con 50 años o más de servicios, en dichos organismos y se les otorgue una pensión de gracia como reconocimiento a su labor.
Para los parlamentarios, es claro que son escasos los beneficios con que cuentan los más de mil voluntarios, al tiempo que lamentan que no exista tampoco ningún reconocimiento formal por los años de servicio.
En dicho plano, se le hace presente al Ejecutivo la necesidad de reconocer la ardua y abnegada labor de los bomberos, otorgándoles una pensión de gracia a quienes cumplan medio siglo de una ininterrumpida labor en el voluntariado.
En el documento se expone que el área social de la Junta Nacional de Bomberos tiene por objeto apoyar la gestión administrativa de los Cuerpos de Bomberos en la tramitación de los beneficios legales a que tienen derecho los distintos voluntarios que sufren accidentes mientras ejercen funciones, mediante la cobertura del seguro contra accidentes que los protege y que es pagado por la Comisión para el Mercado Financiero.
Asimismo, acotan, apoyan la realización y promoción de estudios, trabajos, seminarios y otras actividades similares, destinadas a estimular el conocimiento y la participación de los Cuerpos de Bomberos en todos los ámbitos de su competencia.
Ahora la iniciativa la tendrá en sus manos el Ejecutivo y será decisión de él poder hacer justicia con aquellos que, además de contribuir al país con su trabajo, destinan su tiempo y esfuerzo adicional para ayudar a salvar vidas y las pertenencias de otras personas.