Personas en situación de calle

La mayor cantidad de personas en situación de calle se concentran en Santiago con el 43,9%, seguido por Valparaíso con un 11,9% y el Biobío con un 9%. En la Región del Maule este segmento llegó a 3,3%.

01 Septiembre 2017   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Se acaban de entregar los resultados del Registro Social Calle, que permite, por primera vez en nuestro país, poder identificar y caracterizar a las personas en situación de calle, para así permitirles un acceso prioritario a las prestaciones del Estado, y también para diseñar e implementar políticas públicas dirigidas a ellos.

Desde inicios del 2016, las postulaciones y acceso al conjunto de prestaciones que entrega el Estado se realiza a través del Registro Social de Hogares. Para complementar este esfuerzo -y con el objetivo de eliminar las barreras de acceso que afectan a las personas en situación de calle- el Ministerio de Desarrollo Social inició en agosto del año pasado la implementación del Registro Social Calle.

El resultado del primer año de implementación de este Registro, que cubrió un total de 126 comunas de las 15 regiones del país (81% de la población nacional), mostró que existen 10.610 en situación de calle.

La mayor cantidad de personas en situación de calle se concentran en Santiago con el 43,9%, seguido por Valparaíso con un 11,9% y el Biobío con un 9%. En la Región del Maule este segmento llegó a 3,3%.

Otros de los datos relevantes del Registro, es que las personas encuestadas tienen en promedio 7,1 años de permanencia en la calle. Y respecto a su nacionalidad, el 99% son chilenos.

El trabajo recopilado durante un año permitió concretar el acceso de personas en situación de calle al Registro Social de Hogares. A agosto de 2017 están inscritos el 87,1%, de los cuales el 90,1% pertenece al tramo del 40%. También fue posible recopilar información sobre sus pensiones. 77% de los encuestados que reciben pensiones no contributivas.

De esta manera, y analizando todos los antecedentes se definieron 3 grupos prioritarios para intervención social: Adultos mayores que no tienen PBS ni APS por vejez; personas con dependencia moderada o severa sin PBS y/o APS por vejez; y  personas sin Registro Social de Hogares.

En nuestra región, el problema si bien es más acotado, afecta a un número importante de personas, muchas de las cuales son jóvenes que suelen pulular por los alrededores de los terminales de buses o en las esquinas para “machetear” alguna moneda.

Es un problema social que sigue sin solución real y que requiere de una preocupación prioritaria de los servicios y agencias estatales y privadas. Una acción integral y multidisciplinaria es la única forma sdecuada de enfrentar esta situación con soluciones reales que permitan sacar a estas personas de la calle y ofrecerles un futuro mejor.