Poder vecinal en Talca

Así las cosas, la esencia de la experiencia vecinal generada en Talca podría replicarse no solo a nivel regional sino en todo el país.

03 Diciembre 2018   4   Editorial   Gustavo Alvarado

Una experiencia a todas luces positiva es la que se está viviendo en algunos territorios de la capital regional, a través de un proceso que agrupa a vecinos del sector norte, entre ellos el tradicional barrio Las Américas.
Una experiencia que ha servido como base para el proyecto “Territorios Vecinales Innovadores”, ejecutado por las escuelas de Sociología y Trabajo Social de la Universidad Católica del Maule (UCM) en conjunto con la Corporación SUR, financiado por un fondo FIC del Gobierno Regional, cuyo objetivo es construir un modelo replicable de articulación vecinal a escala territorial en la región del Maule.
Lo que se busca es ampliar la mirada desde la visión tradicional y acotada de las juntas de vecinos, a una escala intermedia que integre un enfoque amplio de la ciudad y sus problemas. En palabras del sociólogo Francisco Letelier, uno de los investigadores del proyecto, bajo este prisma, “los problemas y los desafíos son mayores: ya no solo se trata de mejorar una multicancha o reponer una luminaria, sino de transformar la ciudad o una parte de ella”.
Y lo ejemplifica con desafíos respecto a temas como el transporte urbano, la conectividad, los servicios de salud y educación, la calidad del medio ambiente y del espacio público.
Ampliar este espacio de acción, acota Letelier, permite construir nuevas redes sociales, con organizaciones diversas que tienen capacidades complementarias. De este modo, los recursos para la acción ciudadana, como define el sociólogo al capital ejecutivo del proceso, aumentarían de tres o cuatro personas en una única junta de vecinos, a 30 o 40 ciudadanos de varias “organizaciones territoriales y funcionales trabajando en conjunto”.
Con este esquema, se han conseguido logros que van desde el equipamiento comunitario, pasando por el análisis y rediseño de recorridos del transporte público, hasta el desarrollo de iniciativas de mayor alcance, como la creación del parque de la 17 Norte y el Plan Maestro de Recuperación Urbana en Las Américas.
A lo anterior se une el proyecto que busca modificar la ley N°19.418 sobre Juntas de Vecinos, que establece la obligatoriedad de constituir una junta territorial cuando existan dos o más juntas de vecinos en una misma unidad vecinal.
Así las cosas, la esencia de la experiencia vecinal generada en Talca podría replicarse no solo a nivel regional sino en todo el país. Una revolución vecinal que redundaría, finalmente, en una mejor ciudad.