Positivo balance de Teletón

Ejemplos como estos renuevan la fe de todos en que es posible superar las limitaciones y ganarle al destino.

05 Diciembre 2017   7   Editorial   Gustavo Alvarado

El domingo en la madrugada concluyó una nueva Teletón, en la cual por poco más de 27 horas el país vivió pendiente de la campaña solidaria y de la necesidad de alcanzar la meta de 30 mil millones de pesos para asegurar la operación de esta entidad que presta invaluables servicios a los niños con capacidades diferentes.
Afortunadamente, la cruzada logró su objetivo y reunió casi 33 mil millones de pesos, lo que permite seguir trabajando un año más. Había en esta oportunidad fundados temores debido a que nunca se había realizado en época de elecciones presidenciales, lo que hacía temer por el resultado. De hecho, pasadas las 22 horas del sábado el objetivo aparecía muy lejano.
Sin embargo, el espíritu de la ciudadanía logró una vez más el milagro y se lograron reunir los recursos necesarios. Incluso, los candidatos a la primera magistratura llamaron a una tregua por ese lapso, lo que permitió que las diferencias se dejaran a un lado y el país se enfocara en lo primordial.
Durante estas 27 horas conocimos múltiples casos de niños y sus familias que enfrentan con coraje, fuerza y unidad las dificultades que la vida ha puesto en sus caminos. Son historias que nos hacen bien como personas y que demuestran que el tesón es capaz de vencer los obstáculos. Sin duda que nos emocionamos, muchas veces hasta las lágrimas, con esas imágenes de quienes no se dejan vencer por el destino.
Está el caso de un talquino que tras quedar viudo debió salir adelante con su pequeña hija. Su sencillez no impidió que dejara de lado su pena y se sobrepusiera a la adversidad para sacar adelante a su niña.
Ejemplos como estos renuevan la fe de todos en que es posible superar las limitaciones y ganarle al destino.
Mucho se critica el tono del show televisivo y hay voces que llaman a terminar esta obra de carácter privado y entregársela al Estado. Pero, da la impresión que ello sería un error teniendo en cuenta el calamitoso estado de instituciones que se debieran dedicar a rescatar niños vulnerados en sus derechos y que han sufrido en sus instalaciones vejaciones que incluso les ha costado la vida.
Por el contrario, ojalá fuera Teletón todo el año, de manera de no olvidar el trabajo anónimo que realizan centenares de funcionarios del instituto en todo el país con un esfuerzo y una dedicación ejemplar.