Precauciones en consumo de pescados y mariscos

Un dato no menor, para tener muy en cuenta, es que la mayoría de las intoxicaciones alimentarias ocurren en el hogar

13 Abril 2017   9   Editorial   Gustavo Alvarado

A pesar de ser un país con una extensa costa, los chilenos no nos caracterizamos por incluir muchos productos marinos a  la dieta cotidiana. Situación muy contraria a la que se vive durante Semana Santa. Sea o no religiosa una familia, es tradición consumir durante esos días pescados o mariscos frescos.

Asociado al gran interés por consumir productos del mar durante los “días santos”, no sólo aumentan sus precios, sino que también pone en estado de alerta a los centros de salud, pues  comprar en lugares no establecidos, poco sanitarios, puede poner en riesgo la salud de las personas.

La seremi de Salud del Maule ha intensificado su trabajo de fiscalización, con la intención de prever y evitar que ocurran posibles enfermedades de trasmisión alimentaria. Por tanto, el llamado es a consumir en locales establecidos y que cuenten con la debida certificación de  la autoridad sanitaria. Incluso, se han sumado a esta campaña educativa otras organizaciones, como es el caso del Colegio Médico Veterinario de Chile, quienes a través de Álvaro Urzúa Caracci, médico veterinario, vocero de la entidad gremial en temas de Inocuidad y seguridad alimentaria, no sólo ha reforzado el mensaje de autocuidado que han trasmitido las autoridades de salud, sino que también han puesto especial énfasis en evitar el consumo de alimentos perecibles.

Otro factor de riesgo importante y a tener en cuenta es el consumo de alimentos perecibles en la vía pública, si es que no se mantienen las condiciones mínimas de higiene o de la temperatura a través de una cadena permanente de frío, entre otros. Sabemos  además, que existen ciertos grupos de la población culturalmente distintos al nuestro, que están acostumbrados a consumir fuertemente este tipo de productos. Ahí existe un riesgo permanente, por ejemplo, al momento de preparar ceviche u otras recetas en vía pública y en donde se utiliza pescados y mariscos crudos.

Un dato no menor, para tener muy en cuenta, es que la mayoría de las intoxicaciones alimentarias ocurren en el hogar, por tanto se deben tomar las medidas de higiene que permitan disfrutar de las bondades del mar y no que éstas sean perjudiciales para la salud, sólo por haberlas mal manipulado.

Y, lo que no se puede olvidar, ni pasar por alto, es que en nuestro país no es recomendable consumir mariscos crudos, porque podría exponerse a una intoxicación a causa del Vibrio parahemolítico, el cual se manifiesta principalmente por diarrea, dolor abdominal y vómitos. Tomando en consideración estos factores, sin duda que contribuirá a pasar un fin de semana familiar de descanso.