Precio de los medicamentos

Se trata de un conjunto de medidas que sin duda harán más transparente este mercado

09 Mayo 2018   10   Editorial   Gustavo Alvarado

Uno de los problemas más serios que enfrentan las personas en Chile y en especial las de la tercera edad tiene que ver con el acceso a la salud y el alto precio de los medicamentos, que se llevan parte importante de los escuálidos recursos de quienes viven de una jubilación.
El simple ejercicio de cotizar un mismo remedio en diferentes cadenas de farmacias lleva a la inequívoca conclusión que existen, en muchos casos, enormes diferencias de precios que hacen aún más oneroso el tema.
Un paso importante hacia dar mayor transparencia a este mercado y otorgar mejores condiciones a los usuarios se dio a conocer esta semana con el lanzamiento del sitio web www.tufarmacia.gob.cl.
Se trata de una herramienta que permitirá saber dónde se pueden encontrar los medicamentos más baratos del mercado, incluyendo las alternativas de genéricos y bioequivalentes disponibles.
Al día de hoy, la aplicación cuenta con una base de datos con información detallada sobre 11 mil 726 medicamentos, con precios para cerca de 3 mil 500 productos distintos, un listado que será ampliado al 100 por ciento con las incorporaciones que propone el Gobierno a la Ley de Fármacos, ya que hasta hoy la información no es pública.
El mencionado sitio web también cuenta con información georrefenciada de más de mil 500 farmacias en lo largo de todo Chile.
Los datos de referencia se irán cargando de forma periódica mensual, con la información pública entregada por el Sernac y el ISP. A partir de junio, se sumarán las farmacias de forma periódica.
También se dieron a conocer por parte del Presidente de la República y el Ministro de Salud las indicaciones a la Ley de Fármacos II, una iniciativa que establecerá la obligación de que se entreguen los precios de toda la cadena de venta de un medicamento.
Las indicaciones a la Ley de Fármacos II contemplan la obligación de los médicos de recetar medicamentos por denominación común internacional (DCI) y de contar con un petitorio farmacéutico nominado con su DCI con medicamentos que deban obligatoriamente ponerse a disposición del público.
También se contempla permitir el expendio de medicamentos de venta en directa en supermercados.
Punto interesante lo constituye la facultad del Ministerio de Salud para que, a través de un reglamento que deba ser suscrito además por el Ministerio de Economía, eximan del cumplimiento de ciertas normas a farmacias de barrio o de menor tamaño que no pertenezcan a cadenas.
Se trata de un conjunto de medidas que sin duda harán más transparente este mercado y permitirán reducir de forma importante el precio de los medicamentos.