Presupuesto para reforestación

Con una cifra récord de 2 mil 500 millones contará Conaf para recuperar los bosques

03 Noviembre 2018   4   Editorial   Gustavo Alvarado

Un importante anuncio efectuó en su reciente visita a Talca el director ejecutivo de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), José Manuel Rebolledo, en cuanto al incremento de los recursos con que contará dicha entidad público-privada, para efectos de impulsar la reforestación de las amplias zonas de plantaciones y bosques que resultaron destruidas por los gigantescos incendios de la temporada 2016-2017.
Las estimaciones de la autoridad sectorial apuntan a que los 2 mil 500 millones de pesos que contempla para estos fines la propuesta que presentó el gobierno para el presupuesto 2019, permitirán recuperar al menos 2 mil 500 hectáreas de superficie con dedicación forestal. Ello impactará positivamente en la recuperación paulatina de este importante sector productivo.
Los recursos, cuya aprobación definitiva está sujeta a la discusión parlamentaria, serán claves para dar sustentabilidad en el mediano y largo plazo a esta industria, lo cual reactivará las labores de pequeños y medianos empresarios madereros. A ello se suman los esfuerzos y la propuesta que trabaja el Ministerio de Agricultura para la denominada “Ley Santa Olga”.
En esta perspectiva, el director ejecutivo de Conaf explicó los detalles de la estrategia del gobierno ante las instituciones regionales que integran la denominada Mesa Forestal. Allí se analizaron los detalles y también la coordinación que se requiere para que las empresas puedan optar a estos fondos, ya sea vía subsidio directo o recursos a través del manejo de los bosques.
La forma en que estos recursos llegarán a manos de los pequeños y medianos agricultores forestales será cuestión de acomodo administrativo, pero lo importante es que la oportunidad sirva para modificar la forma en que se están haciendo las cosas, a fin de que no se cometan errores que hace apenas un año llevaron a que el Maule literalmente sufriera pérdidas gigantescas debido a los incendios forestales.
Entre dichas medidas, se cuenta el cumplimiento estricto de las áreas de seguridad que debe existir entre los bosques y las líneas eléctricas, así como también que cada cierta distancia se instalen zonas que cuenten con equipamiento para el combate de incendios, como puede ser la instalación de piscinas. A ello se suma el ensanchamiento y reparación de las rutas, para facilitar la llegada por tierra de camiones aljibe y vehículos de bomberos.
Todas estas exigencias, junto a muchas otras que pueden sugerir Conaf y Onemi, deben ser fiscalizadas par exigir su cumplimiento. Sólo así podremos recuperar la industria forestal y asegurar su sobrevivencia ante el cambio climático.