Prevención de incendios

Para estos motivos, es muy importante que la ciudadanía haya tomado consciencia, a partir de la dramática experiencia vivida durante el verano pasado, respecto a los peligros que significa un incendio forestal.

24 Septiembre 2017   8   Editorial   Gustavo Alvarado

Tal como anticipaban los meteorólogos, el cambio de temporada trajo consigo el inicio de las altas temperaturas y, con ello, un fuerte viento, especialmente, en horas de la tarde. En la práctica, al menos en Talca, ello ha dado inicio a los primeros llamados de emergencia por incendios de pastizales en distintos puntos.

Se trata de las primeras expresiones de lo que será una compleja temporada en materia de incendios forestales. Así lo han anticipado los fenómenos que se vivieron durante el verano en el hemisferio norte, en particular, en Portugal y el estado norteamericano de California, con mega incendios que han causado graves perjuicios.

En esta perspectiva, las instituciones de gobierno comenzaron campañas preventivas a partir del feriado largo de Fiestas Patrias, por cuanto existían pronósticos de altas temperaturas en zonas de valles y precordillera. Si bien no hubo emergencias importantes, de igual forma se hizo notoria la fragilidad del sistema público.

A la fecha, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) se encuentra en etapa de convocatoria y selección del personal para la temporada 2017-2018, dando paso a la etapa de capacitación teórica y práctica. En forma paralela, dicha entidad comenzará a evaluar la disponibilidad de apoyo aéreo y terrestre para el combate.

En estas tareas, el director ejecutivo de Conaf, Aaron Cavieres, adelantó recientemente que “tenemos una preparación sustantiva, no solamente en recursos, sino también en la coordinación y en la activación de todos los equipos del país, como Onemi, bomberos y empresas forestales. Somos un conjunto de actores”.

Y respecto a los recursos, la autoridad adelantó que “tenemos tres aeronaves listas para trabajar, con un total de 100 personas en áreas de prevención y control, además de 6 brigadas para despliegue en las zonas más críticas”. Todo ello, a la espera del término del proceso de alistamiento del personal para la temporada.

Para estos motivos, es muy importante que la ciudadanía haya tomado consciencia, a partir de la dramática experiencia vivida durante el verano pasado, respecto a los peligros que significa un incendio forestal. Ello por cuanto el fuerte viento, las altas temperaturas y baja humedad, son factores combinados de alto riesgo.

Asi las principales recomendaciones apuntan a entender que seis mil incendios forestales se registran en promedio cada año en Chile, donde el 99 % se deben a la irresponsabilidad y negligencia de las personas. Se suma un dato relevante, en cuanto a que provocar incendios forestales es un delito sancionado con cárcel.

En esta gran campaña preventiva, es igualmente relevante que las empresas forestales se coordinen debidamente con las instituciones públicas y que, de una vez por todas, se tomen las medidas pertinentes y adecuadas en cuanto a limpieza y poda de árboles, en zonas donde crucen líneas de electricidad con alto voltaje y potencia.

Lo que vivimos todos los chilenos y, especialmente, los habitantes de la Región del Maule, durante la última temporada de verano, debe hacer tomar consciencia al público, autoridades de gobierno y la empresa privada. Todos tienen que poner de su parte para que las tragedias vividas no se repitan nunca más.