Primera fase del hospital

Si bien aún el camino por recorrer es largo, lo concreto es que las obras están avanzando en los plazos previamente estipulados, para satisfacción de las miles de personas que siguen a la espera de la reposición de aquel recinto

07 Marzo 2017   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Una visita a las faenas que por estos días se llevan a cabo en el terreno donde se emplazará el nuevo Hospital para Curicó, permite dimensionar la verdadera magnitud del proyecto, cuya primera fase, de un total de ocho, ya está en curso.

Por ahora, a pesar de su complejidad, dicha etapa continúa avanzando sin mayores inconvenientes. Se trata de la ligada a la excavación del sitio, ubicado a pocos metros del acceso norte a la ciudad, proceso donde se han tomado los resguardos necesarios, producto de la presencia de napas subterráneas.

De hecho, los estudios previos indicaron que dicha napa aparecería, como promedio, a los seis metros, considerando que la excavación contempla al menos un tramo de 11 metros de profundidad. Según lo manifestado por el director del Hospital de Curicó, Jorge Canteros, en ningún caso el volumen de la napa ha generado algún tipo de dificultad en el desarrollo de la excavación, material que está siendo retirado por camiones, con un promedio de 300 viajes diarios.

Sobre dicho punto, se recalcó que, por seguridad, desde el ámbito técnico se optó por desplegar un sistema que permite proyectar que la napa no afectará la posterior construcción de la que será la nave central del nuevo hospital curicano. Una canalización periférica con un sistema de drenaje, que bombea y evacúa el agua hacia el exterior es el método que se está utilizando para retirar el líquido que ha ido apareciendo.

De hecho, parte de la propia agua está siendo utilizada para mitigar la contaminación por la suspensión del polvo ligada al desarrollo propio de las obras.

Respecto de la tierra y piedras que se están sacando, y que es trasladada por camiones, aquel material está arribando a tres lugares de acopio. Hasta el último informe, se indicó que de los 300 mil metros cúbicos de material que se deben retirar, se han extraído a la fecha por sobre los 110 mil metros.

Si bien por ahora 190 son las personas que están trabajando en las faenas, para su fase “peak” se espera que dicha cifra arribe a las mil 200. Tras la excavación, vendrá la instalación de los aisladores sísmicos, sobre los cuales estará la losa del que será el nuevo edificio, lo que dará paso al inicio de la segunda fase.

Si bien aún el camino por recorrer es largo, lo concreto es que las obras están avanzando en los plazos previamente estipulados, para satisfacción de las miles de personas, tanto de Curicó como de sus comunas vecinas, que siguen a la espera de la reposición de aquel recinto, uno de los tantos que sufrió graves daños tras el terremoto acaecido a fines de febrero de 2010.