Propiedades de CEMA Chile

Es necesario que la justicia indague a fondo el destino de estos 15 y, tal vez, otros bienes raíces que fueron entregados a esta institución y que ha sido utilizados de forma distinta a la concebida originalmente.

26 Agosto 2016   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Durante los últimos días se han conocido detalles sobre las propiedades que posee la Fundación CEMA Chile en diversas regiones del país, las cuales fueron traspasadas a la institución en las postrimerías del régimen militar y que debían cumplir un rol social de acuerdo al giro de la mencionada entidad.

Sin embargo, las investigaciones desarrolladas por la justicia han apuntado a que estos bienes raíces no han sido empleados adecuadamente sino que muchos de ellos han sido vendidos a particulares y sus recursos utilizados en fines ajenos, como el pago de la defensa del general Augusto Pinochet cuando estuvo detenido en Londres.

Su viuda, Lucía Hiriart, está siendo investigada en el marco del llamado caso Riggs, materia vinculada a los manejos económicos de la familia Pinochet Hiriart y las fuentes de su fortuna.

En este contexto, un reportaje publicado el domingo pasado por Diario El centro, reveló la existencia de 15 propiedades pertenecientes a CEMA Chile, las cuales tienen un avalúo comercial de sobre 760 millones de pesos.

Al día siguiente, la Corte de Apelaciones de Santiago decretó un embargo preventivo sobre 41 inmuebles en el país, 13 de los cuales están situados en la Región del Maule.

El ministro de Bienes Nacionales, Víctor Osorio, entregó en Linares detalles sobre la decisión adoptada por el Poder Judicial y explicó que se logró acreditar 135 cesiones gratuitas del fisco a CEMA Chile, pero que la cifra de inmuebles recibidos por esta última “es muy superior, porque tenemos conocimiento que los Serviu y las diferentes municipalidades hicieron transferencias”, las que -según dijo- son materia de la investigación que está en curso.

Justamente 12 de las 13 propiedades embargadas pertenecieron precisamente al Servicio de Vivienda y Urbanización  del Maule. El director regional del organismo, Omar Gutiérrez, señaló que tras un estudio “nos dimos cuenta que el Serviu se había desecho de terrenos en beneficio del fisco, lo que nos pareció raro porque usualmente es al revés. En este caso, esos terrenos transferidos al fisco, posteriormente se hizo a una fundación privada”.

Las mencionadas transferencias se hicieron entre el 7 y 9 de marzo de 1990, es decir, a dos días de entregar Augusto Pinochet el mando a Patricio Aylwin.

Es evidente que llama la atención el procedimiento y oportunidad para estas operaciones. Más aun, algunos de estos terrenos fueron adquiridos por municipios debiendo desembolsar elevadas sumas de dinero o pagando arriendos por su uso.

Es necesario que la justicia indague a fondo el destino de estos 15 y, tal vez, otros bienes raíces que fueron entregados a esta institución y que ha sido utilizados de forma distinta a la concebida originalmente.