Protección ante perros asilvestrados

Es un problema que se hace angustioso para muchas familias campesinas

14 Febrero 2018   8   Editorial   Gustavo Alvarado

La acción de los perros asilvestrados en nuestros campos, muchas veces, adquiere la calidad de problema grave por los daños que producen en la crianza de aves y ganado ovino.
La encuesta de ganado ovino 2015, del INE, detalla como principal causa de pérdida de este tipo de ganado el ataque de depredadores (50,3%), muy por encima del 7,8% producto de abigeato y robos. Los mayores porcentajes se ubican en las regiones de Aysén (75,8%), Maule (60%) y Los Lagos (44,9%) siendo los principales depredadores los perros, zorros y pumas.
Por ello, la Cámara de Diputados emitió una resolución que pide apoyar a la agricultura campesina ante los ataques de los perros asilvestrados. También solicita instruir al Ministerio de Agricultura para efectuar procesos de identificación de la masa ganadera ovina en las regiones del país y profundizar la asistencia técnica en el manejo de buenas prácticas pecuarias, capacitación y difusión.
En el texto presentado por un grupo de diputados, entre los cuales se cuentan Germán Verdugo, pide al Ministerio de Hacienda, específicamente a la Dirección de Presupuestos, destinar recursos para extender los seguros ovinos para personas naturales y establecer un programa permanente de perros protectores de ovejas en la agricultura familiar campesina.
El documento detalla que, a fines de diciembre de 2015, cerca de 1.800 productores de ovinos de la región de Aysén se vieron beneficiados por la puesta en marcha de un seguro que cubre daños al ganado por siniestros como incendios, terremotos, crecida de ríos, congelación, nieve, erupción volcánica, intoxicaciones, asfixia, caídas accidentales, rayos, ataques de otros animales carnívoros, atropellos, robos y hurtos.
Los autores recuerdan que, en octubre de 2014, ingresó a la Cámara una moción que busca eximir de responsabilidad penal a quienes ejecuten la conducta de maltrato animal, argumentando que los ataques de perros salvajes o asilvestrados en zonas rurales provocan un grave perjuicio al sustento económico personal y familiar de pastores, cabreros o ganaderos.
Asimismo, indican que Indap, desde 2007 en la comuna de Quinchao, desarrolla un programa de perros protectores de ovejas en la agricultura familiar campesina; método que tiene un bajo costo de implementación y cuyos resultados muestran una disminución cercana a cero de los ataques de otros perros.
Se trata de un conjunto de medidas que ayudarían a mitigar un problema que se hace angustioso para muchas familias campesinas, que se ven sometidas al temor del ataque de este tipo de animales que les causan graves perjuicios a su economía.