Protección de datos personales

Se regula la entrega o cesión de datos personales, estableciéndose en qué casos podrá realizarse y los deberes de ambas partes.

15 Marzo 2017   7   Editorial   Gustavo Alvarado

En un mundo tan globalizado como el que estamos viviendo, la información ha adquirido un gran valor. En muchas oportunidades estos datos se convierten en una especie de commodity que puede abrir o cerrar puertas y que incluso puede condenar a algunos. La protección de datos sensibles se transforma así en un bien preciado y de gran importancia para la vida personal de los ciudadanos.

La Presidenta de la República firmó esta semana el Proyecto de Ley que Regula la protección y el tratamiento de los datos personales, que modifica las disposiciones de la ley N° 19.628 sobre Protección a la Vida Privada, promulgada en agosto de 1999.

La iniciativa establece siete principios para el tratamiento de los datos personales: licitud, para que sólo puedan usarse los datos personales con el consentimiento del titular o por disposición legal; finalidad, que se usen los datos sólo para los fines explícitamente señalados; proporcionalidad; calidad; responsabilidad; seguridad; e información.

A partir de ello, se establecen 4 derechos “ARCO”: Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición al uso, que serán personales, intransferibles, irrenunciables y no podrán ser restringidos o limitados.

Del mismo modo, se regula la entrega o cesión de datos personales, estableciéndose en qué casos podrá realizarse y los deberes de ambas partes. También, se instaura un estatuto especial de protección para datos sensibles, como los vinculados a salud, biométricos, de geolocalización, entre otros, y los de niños, niñas y adolescentes.

Además, se crea una Agencia de Protección de Datos Personales, que será un organismo descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propios, y con un director nombrado por el Sistema de Alta Dirección Pública, ante la cual los afectados podrán iniciar un procedimiento de tutela de sus derechos.

En este sentido, la Presidente Michelle Bachelet destacó que “el uso que se hace de los datos personales de millones de personas va desde fines comerciales hasta la implementación de fichas médicas electrónicas, para un mejor historial de nuestras atenciones en salud. O sirve para el Registro Social de Hogares, que nos permite priorizar a las familias más vulnerables para la entrega de prestaciones sociales. La clave está en la existencia de una regulación clara, que permita sus usos positivos pero nos proteja adecuadamente”.

El creciente uso de los medios digitales hace muy necesaria esta legislación para evitar el uso abusivo de información.